AFP. 9 octubre
 Reem Farahat pudo trabajar en un servicio de transporte público luego de que el gobierno permitió a las saudíes conducir vehículos, a partir de junio del 2018.
Reem Farahat pudo trabajar en un servicio de transporte público luego de que el gobierno permitió a las saudíes conducir vehículos, a partir de junio del 2018.

Riad. Las mujeres saudíes recibieron autorización por primera vez para enrolarse en las Fuerzas Armadas del reino ultraconservador, que se ha abocado a un vasto programa de reformas económicas y sociales, informó este miércoles el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Riad ha multiplicado recientemente sus decisiones respecto a las mujeres en este país que aplica una versión rigurosa del islam, en tanto las organizaciones defensoras de los derechos humanos lo acusan de reprimir a las activistas.

“Es un nuevo paso hacia la emancipación”, escribió en un tuit el Ministerio de Relaciones Exteriores, el cual añadió que las mujeres solo podrán acceder a los rangos de soldado de primera clase, cabo, sargento y sargento mayor.

Arabia Saudí ya había autorizado el año pasado a las mujeres a integrarse en las fuerzas de seguridad.

Por iniciativa del príncipe heredero, Mohamed bin Salmán, se han comenzado varias reformas para otorgarles derechos a ellas en los últimos años, como la posibilidad de obtener el permiso de conducir o viajar al exterior sin el consentimiento previo de un “tutor” (padre, esposo, hermano, hijo u otro pariente varón).

Durante el mismo periodo, se ha desatado una ola de represión contra activistas de los derechos humanos. Algunas de ellas permanecen detenidas, como la célebre Lujain al Hathlul.

Tras la caída, durante los últimos cinco años, de los precios internacionales del petróleo, Arabia Saudí, el mayor exportador de crudo del mundo, intenta mejorar su imagen en el extranjero para atraer inversores y turistas y así diversificar su economía demasiado dependiente de los combustibles fósiles.