Agencia AFP. 28 enero

La Paz, Bolivia. Con escobas y carretillas, al menos mil conscriptos militares salieron a las calles la noche de este lunes para ayudar a recoger unas 1.500 toneladas de basura acumuladas en La Paz que dispararon alertas sanitarias.

La medida fue tomada luego de un acuerdo entre el presidente boliviano Evo Morales y los alcaldes de La Paz, Luis Revilla, y de Achocalla, Dámaso Ninaja, que puso fin a un conflicto para que los desechos se puedan depositar temporalmente en el botadero de Alpacoma, que se prolongó por unas dos semanas.

Los militares se lanzaron a las calles para recoger la gran cantidad de basura acumulada. Foto: Bolivia TV
Los militares se lanzaron a las calles para recoger la gran cantidad de basura acumulada. Foto: Bolivia TV

“Lo que corresponde ahora es levantar la basura en toda la ciudad de La Paz”, declaró el ministro de Defensa, Javier Zabaleta.

“Tenemos un total de 1.000 efectivos a disposición con volquetas, retroexcavadoras y con material suficiente para resguardar la salud de los soldados”, agregó Zabaleta.

Los pobladores de Achocalla se habían opuesto a que ingrese más basura al botadero municipal de Alpacoma luego de que éste colapsara, a causa de intensas lluvias, y unos 850.000 metros cúbicos de desechos se derramaran sobre una ladera hasta un río cercano.

El bloqueo de las vías de acceso al vertedero provocó que unas 1.500 toneladas de basura se amontonaran en las calles de La Paz, causando una alerta por enfermedades contagiosas.

El propio Morales expresó preocupación por el tema sanitario, a una semana de que inicie la temporada de clases y los niños corrieran riesgo de quedar expuestos a cualquier tipo de mal.

El acuerdo de los dos municipios permite que se deposite por un plazo máximo de dos meses la basura en Alpacoma, mientras la alcaldía de La Paz presenta un plan para ubicar un nuevo vertedero.

Alpacoma, a 14 kilómetros del centro de La Paz, ocupa 40 hectáreas donde hay plantas de tratamiento de residuos sólidos y de líquidos lixiviados.

El alcalde Revilla, de línea opositora, se había quejado más temprano de sufrir un boicot político, pues el alcalde de Achocalla que bloqueó Alpacoma es de filas del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS).