Interés Humano

Un paseo por la Gran Muralla China dentro de la burbuja olímpica

Organizadores de los Juegos Olímpicos de Pekín cerraron uno de los pasos de la Gran Muralla China para el disfrute exclusivo de las delegaciones que participan en las justas

Juyong. Sun Ji, voluntario de los Juegos Olímpicos de Pekín, traduce la inscripción escrita en mandarín en una piedra: “Quien no llega a la Muralla no es un verdadero héroe”. Los organizadores de los Juegos de Pekín, sabedores que la Muralla China es el mayor símbolo del país, como la Torre Eiffel en París o el Coliseo en Roma, decidieron que un tramo formaría parte de la burbuja olímpica.

De este modo, el Paso de Juyong, de este monumento arquitectónico construido y reconstruido entre los siglos V antes de Cristo y XVI, que con sus ramificaciones tiene 21.200 km de longitud, fue incluido en la burbuja olímpica. A excepción de cuatro excursiones para personas acreditadas en Pekín-2022, este tramo ha permanecido cerrado al gran público durante los Juegos. Los otros dos pasos de la Gran Muralla China son Jiayuguan y Shanhaiguan.

Este paso, uno de los más conocidos de la Gran Muralla China, quedó reservado para el submundo de la burbuja olímpica, en el que circulan por sedes y hoteles las delegaciones acreditadas, junto a los voluntarios y trabajadores chinos. ”China no quería que los visitantes se fueran sin visitar el mayor de los símbolos del país”, explicó uno de los cerca de 12 voluntarios que acompañan a los acreditados.

Recorrido de 1,5 km

Un total de 1,5 km de marcha dentro de la Gran Muralla China, primero en subida empinada, con algunos escalones de entre 30 y 40 cm de altura, y luego en bajada, ha permanecido dentro de esa burbuja.

“Esta parte es más visitada por los turistas chinos, otras secciones son más visitadas por los turistas extranjeros”, explicó otro voluntario. Un cartel dice que una de las vistas es la más bonita dentro de todos los recorridos de la muralla.

“Puede decir que ha tenido la suerte de visitar la parte más bonita del monumento”, afirmó, sonriente y amable, otra voluntaria.

La inscripción traducida por Sun Ji al final del recorrido tiene un cartel explicativo en inglés, al pie de la piedra, con un dicho popular: “Quien no logra alcanzar la Gran Muralla no es un verdadero hombre”, derivado de un poema de Mao Tse Tung, según el texto.

Tras el kilómetro y medio de marcha y el incontable número de escaleras, un autobús recorre los 22 km que separan el Paso de Juyong con el núcleo de la burbuja en Pekín y el Parque Olímpico. La Gran Muralla no podía faltar dentro de la Burbuja Olímpica, su vasta extensión y sus tres pasos así lo permitieron.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.