Interés Humano

Israel persiste en suministrar tercera dosis de vacuna contra covid-19 pese a llamado de la OMS

Organización pidió dejar estas dosis a disposición de los países que solo han podido inmunizar a una ínfima parte de sus poblaciones

Tel Aviv. El gobierno israelí continuó este jueves administrando terceras dosis de la vacuna contra covid-19 a las personas de 60 años y más, a pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió una moratoria sobre esta práctica.

En un momento en que los países occidentales se esfuerzan por vacunar a la mayor cantidad posible de sus poblaciones con dos dosis contra el coronavirus, Israel lanzó el viernes pasado una campaña a favor de una tercera dosis de la vacuna, principalmente de los laboratorio Pfizer y BioNtech, para personas de 60 años y más.

El presidente Isaac Herzog, el líder de la oposición Benjamin Netanyahu y la madre del primer ministro Nafatli Bennett ya recibieron esta tercera dosis, un método que tiene como objetivo reforzar el sistema inmunitario frente a la variante delta, que es más contagiosa que las otras.

En todo caso, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), solicitó una moratoria para la administración de estas vacunas de refuerzo, con el fin de dejar estas dosis a disposición de los países que sólo han podido inmunizar a una ínfima parte de sus poblaciones.

Sin embargo, este jueves, Naftali Bennett aseguró que, administrando la tercera dosis de refuerzo, Israel está rindiéndole “al mundo un gran servicio, y el mundo está muy feliz de que nosotros asumamos la responsabilidad y lideremos en esta cuestión”.

“Israel está siguiendo adelante aquí con algo que contribuye enormemente al conocimiento global”, afirmó el mandatario en una intervención en Facebook, en directo.

“Sin nosotros, el mundo no sabría los niveles de eficacia reales de las inyecciones de refuerzo, no sabría las fechas, cuánto afectan a las infecciones, cómo afectan a los casos graves de enfermedad”, agregó.

Previamente, y sin aludir directamente a la solicitud de la OMS, el primer ministro ya había señalado su intención de seguir administrando esas inyecciones de refuerzo.

“Las personas de 60 años y más que no han recibido todavía una tercera dosis están seis veces más expuestas a enfermarse gravemente e incluso a morir”, declaró Bennett.

Desde el domingo y el inicio de la campaña de refuerzo, 262.000 israelíes de 60 años y más, lo que corresponde al 21% de este rango de edad, han recibido una tercera dosis, según los últimos datos del Ministerio de salud.

Además, 381.000 personas ya tienen un turno asignado para recibirla.