AFP. 30 septiembre, 2019
Basura y hacinamiento son parte de la vida cotidiana en el campo de migrantes de Moria, en la isla de Lesbos, Grecia.
Basura y hacinamiento son parte de la vida cotidiana en el campo de migrantes de Moria, en la isla de Lesbos, Grecia.

Atenas. Grecia anunció este lunes que prevé enviar a Turquía a miles de migrantes, un día después de que se produjeran disturbios y un incendio que causó una muerte en un campo de la isla de Lesbos.

La decisión se tomó este lunes durante un consejo de ministros de urgencia, después de que se alzaron voces para que se adopten medidas que alivien la presión sobre los albergues de migrantes de las islas griegas, que están masificados.

Atenas pretende enviar a Turquía a 10.000 migrantes para fines del 2020, según un comunicado publicado después del consejo de ministros. “De 1.806 retornos en cuatro años y medio bajo el anterior gobierno de Syriza”, dirigido por Alexis Tsipras, el ejecutivo del primer ministro Kyrakos Mitsotakis quiere pasar “a 10.000 retornos hasta finales del 2020”, indicó el texto.

Un acuerdo suscrito entre La Unión Europea (UE) y Turquía debe admitir a toda persona que llegue irregularmente a las costas griegas, al tiempo que obliga a la UE a reasentar a un ciudadano sirio por cada sirio reenviado a Turquía. Además, el bloque debe dar ayuda financiera a los turcos para atender a esa población.

Entre las medidas anunciadas por el gobierno (conservador), se encuentra el refuerzo de las patrullas en el mar Egeo, la transferencia continua de migrantes desde sus islas al continente y la construcción de centros cerrados para migrantes irregulares y para quienes no obtengan permiso de asilo, según el mismo comunicado.

Previamente, las autoridades griegas habían confirmado la muerte de una mujer, el domingo, en el incendio ocurrido en el campo de Moria, el mayor campo de migrantes de Europa, donde viven 13.000 personas, aunque solo tenga capacidad para 3.000.

Además del fallecimiento de la mujer, el Ministerio de Sanidad indicó que 17 personas fueron trasladadas al hospital de Mitilene.

Entre los heridos en el incendio hay varios migrantes de un pequeño comercio ambulante, nueve hombres, seis mujeres y dos niños, entre ellos un bebé.

Pero según los medios griegos, una manta quemada junto a la mujer fallecida contendría residuos de piel que podrían pertenecer al hijo de la difunta, que acababa de nacer.

El alcalde de Lesbos, Stratos Kytelis, reclamó la "descongestión inmediata de nuestras islas y el refuerzo del control de fronteras".

“Una tragedia así puede ocurrir en cualquier momento” en el campo de Moria, declaró Kostas Moutsouris, delegado del Gobierno del norte del mar Egeo, al que pertenece Lesbos.

“Es una estructura que acoge más de 12.000 personas de culturas diferentes”, añadió en declaraciones a la web newsbomb.

“La situación es trágica”, expresó Boris Cheshirkov, portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) en Grecia, quien consideró “extremadamente urgente” acelerar las transferencias hacia el continente.

En este contexto, los migrantes del campo provocaron el domingo disturbios y se subieron a los contenedores y a los muros para protestar contra el retraso de los bomberos para apagar el incendio, indicó un periodista de la AFP. Por su parte, la Policía lanzó gases lacrimógenos.

Este lunes el campo de refugiados más grande de Europa recuperó cierta calma pero había más presencia policial, indicó a la AFP Astrid Castelein, portavoz del Acnur en Lesbos, que estaba en el interior para "ayudar a las familias afectadas por el incendio".

Muchos de los refugiados y migrantes viven en tiendas de campaña en el campo de Moria, en la isla griega de Lesbos.
Muchos de los refugiados y migrantes viven en tiendas de campaña en el campo de Moria, en la isla griega de Lesbos.

"Muchos policías llegaron hoy, están verificando los papeles de todo el mundo, miran dentro de los contenedores. Todo esto nos angustia todavía más", dijo Farid, un joven afgano contactado por teléfono.

“Muchos refugiados están tristes y angustiados, tienen miedo de un nuevo accidente”, agregó desde Moria.

Según Acnur, "el incendio ocurrió en un contexto de aumento de las llegadas" de migrantes desde Turquía.

En tres meses, casi 10.000 personas llegaron a la isla de Lesbos, declaró el ministro adjunto de la protección civil, Lefteris Oikonomou.