Interés Humano

Google pospone el regreso de sus empleados a las oficinas hasta que estén vacunados contra la covid-19

A partir del 18 de octubre, casi el 80% de los trabajadores deberán laborar físicamente en las instalaciones de la empresa al menos tres días a la semana

Washington. El gigante de Internet Google anunció este miércoles que exigirá que todos sus empleados que trabajen en sus instalaciones sean vacunados, una medida anunciada en momentos en que cada vez más organismos públicos en Estados Unidos exigen la inmunización.

La obligación se implementará “en las próximas semanas” en Estados Unidos, antes de extenderse a otras regiones del mundo “en los próximos meses”, comentó en un comunicado el director gerente, Sundar Pichai, al tiempo que precisó que la medida no aplicará en países donde la vacuna aún no es de fácil acceso.

Google pronto proporcionará detalles de las excepciones a este requisito “para las personas que no pueden ser vacunadas por razones médicas o poblaciones específicas”, afirmó la compañía.

Al consultar sobre estas posibles excepciones, la filial de Alphabet no respondió de inmediato.

"Vacunarnos es una de las formas más importantes para que nosotros y nuestras comunidades locales nos mantengamos saludables", indicó Sundar Pichai.

A finales de marzo del 2020, Google había cerrado la mayor parte de sus instalaciones y pidió a sus empleados que trabajaran desde casa.

Este miércoles pospuso la fecha oficial de regreso a los puestos hasta el 18 de octubre, tras haberla fijado inicialmente para el 1.° de setiembre.

Luego de esta fecha, casi el 80% de los empleados deberán trabajar físicamente en las instalaciones de la empresa al menos tres días a la semana. El grupo estima que alrededor del 20% seguirán quedándose en casa.

De acuerdo con la Agencia Federal para el Cumplimiento de las Leyes Contra la Discriminación en el Lugar de Trabajo (EEOC) de Estados Unidos, los empleadores pueden exigir a sus empleados que presenten prueba de vacunación contra la covid, con excepciones por razones médicas u objeciones religiosas.

El mes pasado, el gran banco estadounidense Morgan Stanley y la gestora de activos BlackRock habían señalado que solo los empleados vacunados tendrían acceso a sus locales.

Esta misma jornada, el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, expresó que se obligará a todos los trabajadores de la salud en contacto con el público a que se vacunen.

Así, decenas de miles de empleados del estado tendrían que mostrar prueba de vacunación o enfrentar pruebas semanales a partir del 6 de setiembre.

A principios de esta semana, California y la ciudad de Nueva York anunciaron que los trabajadores públicos deberán vacunarse o hacerse pruebas semanales.