AFP. 19 noviembre, 2018
Personas desplazadas de la provincia yemení de Hodeida espeaban para obtener agua en un campamento en Abs, provincia de Hajjah, el sábado 10 de noviembre del 2018.
Personas desplazadas de la provincia yemení de Hodeida espeaban para obtener agua en un campamento en Abs, provincia de Hajjah, el sábado 10 de noviembre del 2018.

Saná. Tanto los rebeldes como el Gobierno de Yemen apoyaron este lunes los nuevos esfuerzos de paz de Naciones Unidas, lo que facilita la posibilidad de negociaciones para poner fin al conflicto que asola al país desde hace tres años.

El gobierno del presidente Abd Rabbo Mansour Hadi, apoyado por Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, anunció este lunes por medio de un comunicado que enviará a una delegación a Estocolmo para asistir a las negociaciones propuestas por el enviado de la ONU, Martin Griffiths, incluso antes de que se fijara la fecha.

En el texto, el gobierno insiste en la necesidad de hacer presión sobre los rebeldes hutíes para que participen “sin condición” en las negociaciones.

El anuncio del gobierno se produjo justo después de que Mohamed Ali Al Huthi, jefe del consejo supremo revolucionario de los rebeldes, pidió congelar “el lanzamiento de misiles y drones contra los países agresores” como, según él, había pedido Martin Griffiths.

En su comunicado difundido en Twitter, Mohamed Ali Al Huthi detalla que su llamamiento tiene como objetivo “apoyar los esfuerzos” del enviado de la ONU, y demostrar así las “buenas intenciones” de los insurgentes.

Apoyadas por una coalición liderada por Arabia Saudí desde el2015, las fuerzas progubernamentales tratan de expulsar a los rebeldes hutíes de los vastos territorios que conquistaron en el 2014, incluyendo la capital, Saná, y la ciudad portuaria de Hodeida, sumiendo al país en una guerra devastadora.

El conflicto en Yemen mató a unas 10.000 personas y constituye la peor crisis humanitaria del mundo, según la ONU. Responsables humanitarios estiman que el número de víctimas directas o indirectas del conflicto es mucho mayor.

El domingo, el “ministro de Relaciones Exteriores” de los rebeldes, Hicham Charaf, se reunió con Nicholas Davies, un miembro del equipo de Naciones Unidas, según la agencia de prensa de los rebeldes Saba. El encuentro se desarrolló en torno a los “esfuerzos del enviado especial para lanzar el proceso político y las negociaciones de paz en Yemen”.

Naciones Unidas y la comunidad internacional tienen que “optar por la vía política para poner un fin al derramamiento de sangre y la destrucción”, declaró Charaf, citado por Saba.

Tras un intento fallido de organizar negociaciones en setiembre en Ginebra, Griffiths había dicho el pasado viernes en el Consejo de Seguridad de la ONU que tenía “intención de reunir de nuevo a las partes rápidamente en Suecia”. “Creo que estamos cerca de superar los obstáculos para que esto se pueda hacer”, indicó Griffiths. Sin embargo, aún no se mencionó fecha para las negociaciones.

Según el enviado de la ONU, la coalición militar liderada por Riad aceptó “arreglos logísticos” para abrir la vía a negociaciones.

Fuerzas progubernamentales de Yemen reunidas el 9 de noviembre del 2018 en las afueras del este de Hodeida, mientras luchaban contra los hutíes por el control de la ciudad.
Fuerzas progubernamentales de Yemen reunidas el 9 de noviembre del 2018 en las afueras del este de Hodeida, mientras luchaban contra los hutíes por el control de la ciudad.

Griffiths también anunció que un acuerdo sobre un intercambio de prisioneros estaba cerca, nuevo signo de confianza mutua antes de las futuras negociaciones. Arabia Saudí, poder regional y rival de Irán en la región, apoya los esfuerzos para encontrar una solución política al conflicto.

Este lunes, el rey Salmán recordó que su país intervino en Yemen “por deber, el de apoyar al pueblo yemení frente a las milicias apoyadas por Irán”.

El ministro británico de Asuntos Exteriores, Jeremy Hunt, llegó este lunes a Teherán para discutir con su homólogo iraní, Mohammad Javad Zarid, del papel de Teherán en el conflicto yemení.

El borrador de resolución de la ONU sobre Yemen distribuido por Gran Bretaña y presentado este lunes en el Consejo de Seguridad, reclama una tregua inmediata en la ciudad portuaria de Hodeida. Además, establece un plazo de dos semanas para que se eliminen todas las barreras a la ayuda humanitaria, según indica el documento visto por la AFP.