AFP. 15 julio
Las carpas se apilaban en un hangar en el refugio de inmigrantes Juventud 2000 en Tijuana, estado de Baja California, México, el 13 de julio del 2019. AFP
Las carpas se apilaban en un hangar en el refugio de inmigrantes Juventud 2000 en Tijuana, estado de Baja California, México, el 13 de julio del 2019. AFP

Washington. Estados Unidos anunció el lunes una normativa por la cual la mayoría de los migrantes que cruzan la frontera sur del país después de atravesar México no serán elegibles para solicitar asilo, una medida rechazada por el gobierno mexicano.

La nueva regla, que regirá a partir del martes, dispone que quienes en su ruta a Estados Unidos no solicitaron asilo cuando estaba disponible en al menos un tercer país fuera del suyo, no tendrán la posibilidad de hacerlo al llegar a territorio estadounidense, informaron los Departamentos de Justicia y Seguridad Interior (DHS) en un comunicado conjunto.

El gobierno de Donald Trump apunta así a frenar el flujo de cientos de miles de personas, en su mayoría de Centroamérica, que en los últimos meses llegaron a Estados Unidos provenientes de México a pedir protección alegando violencia y pobreza endémica en sus países de origen.

“Estados Unidos es un país generoso, pero está completamente desbordado por la carga asociada a la detención y al proceso de cientos de miles de extranjeros detenidos en la frontera sur”, dijo el fiscal general, William Barr.

Esta medida, provisional hasta que el Congreso legisle, permitirá procesar los casos de manera más eficiente, disminuyendo el número de personas que transitan por México, expresó el titular interino del DHS, Kevin McAleenan.

La regla incluye excepciones para quienes pueden demostrar que solicitaron asilo en al menos un país y su petición fue denegada, para quienes sean “víctimas de una forma grave de tráfico de personas”, y para quienes hayan transitado por países que no forman parte de la Convención de Refugiados de 1951 o del Protocolo de 1965.

México dice no

México rechazó la nueva disposición y negó que vaya a convertirse de facto en un tercer país seguro. Indicó que la normativa solo tendrá validez jurídica en Estados Unidos.

“México no coincide con medidas que limiten al asilo o refugio a aquellos que temen por su vida en sus países de origen (...), y vamos a prestar atención a que se respete el principio de no devolución conforme al derecho internacional vigente”, manifestó el canciller Marcelo Ebrard.

Migrantes abordaban un vehículo que los llevaría a un centro de procesamiento de solicitudes de asilo en El Paso, Texas, el 16 de mayo del 2019.
Migrantes abordaban un vehículo que los llevaría a un centro de procesamiento de solicitudes de asilo en El Paso, Texas, el 16 de mayo del 2019.

Aunque existe un acuerdo con Washington para que personas que solicitaron asilo en Estados Unidos esperen su audiencia en territorio mexicano, Ebrard reiteró que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no recibirá migrantes a la luz de las nuevas restricciones, ni iniciará negociaciones de tercer país seguro “sin autorización expresa del Congreso”.

Guatemala, la nación centroamericana fronteriza con México de donde parten o atraviesan las caravanas de migrantes en ruta hacia el norte, tampoco quiere aceptar la responsabilidad de recibir migrantes en tránsito o rechazados por Estados Unidos.

El presidente Jimmy Morales, quien este lunes tenía previsto reunirse con Trump para analizar el tema, canceló su viaje a Washington luego de que la Corte de Constitucionalidad de su país otorgó un amparo para evitar que el país se constituya en un “tercer país seguro” y estipuló que para negociar un acuerdo así se debe contar con aprobación del Congreso.

La canciller guatemalteca, Sandra Jovel, afirmó en Washington que la cita fue “pospuesta”, sin dar más detalles sobre un eventual acuerdo con Estados Unidos.

“Estamos buscando apoyarnos mutuamente en el tema migratorio”, se limitó a declarar a periodistas.

Batalla legal

La nueva normativa impulsada por la Casa Blanca puede sufrir modificaciones tras su publicación el lunes y seguramente sea objeto de recursos judiciales.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU), la mayor asociación de defensa de los derechos humanos en el país, ya se prepara para impugnarla.

México rechaza condiciones de asilo de EE. UU.

“El gobierno de Trump está tratando de revertir unilateralmente el compromiso legal y moral de nuestro país de proteger a quienes huyen del peligro. Esta nueva regla es evidentemente ilegal y la demandaremos rápidamente”, anunció Lee Gelernt, subdirector del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la ACLU.

El presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, el demócrata Bennie Thompson, también la cuestionó por “xenófoba” y “racista”. “Es ilegal y debe ser frenada por los tribunales”, consideró.

Estados Unidos detuvo un récord de 144.000 inmigrantes indocumentados en la frontera con México en mayo, un pico en 13 años. En junio se ubicó en 104.000, un aumento del 142% respecto al año anterior.

La mayoría son familias de Guatemala, Honduras y El Salvador, pero también hay mucha gente de Haití y países africanos.

La cantidad de migrantes ha desbordado la capacidad de Estados Unidos para alojarlos y muchos, incluidos niños, permanecen recluidos durante semanas en condiciones denunciadas como miserables.

El gobierno de Trump afirmó el lunes que el número de casos remitidos al Departamento de Justicia para procedimientos ante un juez de inmigración también ha aumentado de manera exponencial, más que triplicándose entre el 2013 y el 2018.

Trump ha hecho de la lucha contra la inmigración un eje de su campaña y de su gobierno, durante el cual ha sostenido un prolongado enfrentamiento con el Congreso por conseguir los fondos para levantar un muro en la frontera con México.

En junio anunció que deportaría a “millones de extranjeros ilegales” y a partir de este fin de semana se esperaban masivas redadas en las grandes ciudades de Estados Unidos, donde miles de migrantes indocumentados aguardaban con miedo.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, se refirió este lunes 15 de julio del 2019 a la nueva normativa de Estados Unidos para los solicitantes de asilo. La rechazó de plano.
El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, se refirió este lunes 15 de julio del 2019 a la nueva normativa de Estados Unidos para los solicitantes de asilo. La rechazó de plano.