AFP. 14 enero
La plaza de la Concordia, en París, estaba vacía el 15 de diciembre del 2020 como consecuencia del toque de queda, que ahora se adelantó dos horas (desde las 6 p. m. a las 6 a. m.). AFP
La plaza de la Concordia, en París, estaba vacía el 15 de diciembre del 2020 como consecuencia del toque de queda, que ahora se adelantó dos horas (desde las 6 p. m. a las 6 a. m.). AFP

París. Francia exigirá una prueba negativa de covid-19 a todos los viajeros externos a la Unión Europea (UE) e impondrá un toque de queda nacional a las 6 p. m., pero el gobierno descartó este jueves un nuevo confinamiento.

"Vamos a endurecer las condiciones de entrada en el país y reforzar los controles fronterizos" para "evitar" que la cepa variante del virus "se extienda", anunció el primer ministro francés, Jean Castex, en conferencia de prensa.

A partir del lunes, todos los viajeros que deseen venir a Francia desde fuera de la UE "tendrán que presentar una prueba negativa para subir a un avión o a un barco", dijo.

Estas personas también tendrán que "comprometerse solemnemente a aislarse durante siete días una vez que lleguen a Francia, y luego volver a hacerse una segunda prueba", agregó.

Francia ya exigía una prueba negativa a la salida a los viajeros procedentes del Reino Unido, donde circula activamente una variante del virus altamente contagiosa.

Las personas que no puedan someterse a una prueba en su país de origen tendrán la opción de someterse a una a su llegada a Francia y se verán obligados “a aislarse durante siete días en un hotel designado por el Estado”.

Para los viajes desde un país de la UE, “y en particular de países como Irlanda o Dinamarca que se enfrentan a una difícil situación epidémica”, “los ministros trabajarán en la elaboración de un marco de coordinación con vistas al próximo Consejo Europeo del 21 de enero”, indicó Castex.

"Este marco deberá prever, evidentemente, excepciones relativas a los trabajadores fronterizos, los transportistas por carretera o los agentes de las empresas de transporte", con "protocolos sanitarios específicos", señaló.

Toque de queda

Paralelamente, para intentar contener los contagios, el gobierno impondrá un toque en todo el país desde las 6 p. m., a partir del sábado y durante al menos 15 días.

“Salvo excepciones vinculadas con las misiones de servicio público, todos los lugares, tiendas o servicios que reciban al público cerrarán a las 18 horas”, puntualizó Castex. Aunque los comercios sí están abiertos, los restaurantes, bares, museos y cines están cerrados desde hace más de dos meses.

El primer ministro, Jean Castex, anunció este jueves 14 de enero del 2021 las nuevas medidas para tratar de frenar la propagación de la covid-19. AFP
El primer ministro, Jean Castex, anunció este jueves 14 de enero del 2021 las nuevas medidas para tratar de frenar la propagación de la covid-19. AFP

La mayor parte de los franceses estaban ya sujetos a un toque de queda entre las 8 p. m. y las 6 a. m., impuesto a mediados de diciembre, cuando se levantó el segundo confinamiento nacional.

En 25 departamentos, sobre todo del este y del sureste, particularmente golpeados por la pandemia, sus habitantes ya debían recogerse en sus hogares desde las 6 p. m.

“Según los datos disponibles hasta la fecha, parece que esta medida es eficaz en términos de salud: en los 15 primeros departamentos donde se aplicó el toque de queda a las 6 p. m. del 2 de enero, el aumento del número de nuevos casos es 2 o 3 veces menor que en otros departamentos”, argumentó Castex.

Aunque descartó por el momento un nuevo confinamiento domiciliario para los 67 millones de habitantes, Castex advirtió de que no dudaría en tomar esta decisión en caso de “una degradación fuerte de la situación”.

Francia registró el miércoles alrededor de 23.000 nuevos casos de covid-19, una cifra muy por encima de los 5.000 casos establecido por el gobierno para levantar las restricciones.

Más de 69.000 personas han muerto por covid-19 en Francia desde marzo pasado.