AFP. 28 mayo
El entonces rey belga, Alberto II, y la reina Paola en el palacio real en Laeken, el 17 de julio del 2008.
El entonces rey belga, Alberto II, y la reina Paola en el palacio real en Laeken, el 17 de julio del 2008.

Bruselas. Un escándalo de paternidad que ha rondado durante décadas en la familia real de Bélgica generó revuelo el martes luego de que el exmonarca Alberto II aceptó realizarse una prueba de ADN exigida por una mujer que afirma ser su hija.

La noticia envió a segundo plano las noticias sobre las elecciones locales.

Alberto II, de 84 años, quien abdicó en el 2013 por problemas de salud, enfrenta una multa de 5.000 euros ($5.600) diarios por no proporcionar su ADN en el caso presentado por Delphine Boel, de 51 años.

Boel ha intentado confirmar la paternidad durante años y su historia con frecuencia alcanza los titulares de la prensa. Alberto II nunca ha negado públicamente ser su padre, pero hasta ahora había rechazado someterse a una prueba de ADN.

Un comunicado del abogado de Alberto II entregado a la prensa local, informó de que el exmonarca tomó nota del fallo emitido hace dos semanas –el cual impuso la multa diaria– por lo que decidió someterse a la prueba “por respeto a las autoridades judiciales”. Dejó claro que esto no implicaba una admisión de culpabilidad.

El abogado de Boel, Yves-Henri Leleu, dijo que su clienta “reaccionó de manera muy positiva, debido a que, con la prueba de ADN, podrá tener la evidencia biológica”.

El abogado del exmonarca dijo que los resultados de la prueba de paternidad tendrían que estar precintados hasta más adelante en el caso legal.

Los rumores sobre Alberto II y la madre de Boel, una aristócrata esposa de un industrial adinerado, rondan la realeza de Bélgica desde hace años. Pero las noticias de que el exrey podría haber tenido un hijo con ella se dieron a conocer cuando se publicó la biografía de la esposa de Alberto II, la reina Paola, en 1999.

Delphine Boel, la mujer que afirma ser hija del exrey belga Alberto II.
Delphine Boel, la mujer que afirma ser hija del exrey belga Alberto II.

En su mensaje de Navidad dirigido a la nación de ese año, el rey Alberto II confesó haber sido infiel y dijo que la reina Paola tuvo una “crisis” a fines de la década de 1960 que estuvo a punto de acabar con su matrimonio, pero que “desde hace tiempo” superaron sus problemas maritales.

Hace seis años, Boel –que tiene un sorprendente parecido con algunos de los miembros de la familia real– inició un proceso legal para comprobar que Alberto II es su padre.

La artista y escultora siempre ha dicho que presentó el caso de paternidad debido a que estaba harta de que la familia real la ignorara.