AFP. 23 junio, 2019
Varias personas se refrescaban en las riberas de Saint-Ferreol at Revel,suroeste de Francia, este domingo 23 de junio del 2019.
Varias personas se refrescaban en las riberas de Saint-Ferreol at Revel,suroeste de Francia, este domingo 23 de junio del 2019.

París. Europa se prepara para sufrir altas temperaturas extremas que podrían durar toda la semana próxima, por lo que hay alerta de “ola de calor” en España, plan ‘canícula’ en París, preocupación de agricultores alemanes y advertencia de “fuerte calor” en Bélgica, entre otros países.

La agencia meteorológica española AEMET indicó en su último boletín que “se superarán los 35º C en amplias zonas del interior peninsular; incluso es bastante probable que se alcancen o superen los 40º C en áreas del centro”, por lo que lanzó una alerta de ola de calor.

"Es probable que las altas temperaturas persistan, al menos, hasta el domingo 30. No se descarta que puedan prolongarse durante los primeros días de julio en algunas zonas", añadió la agencia española

“Se espera que las temperaturas alcancen valores significativamente altos de forma casi generalizada en la península y (islas) Baleares”, señaló.

“La mayor probabilidad de que se superen los 42º C de forma bastante generalizada corresponde al valle del Ebro durante el jueves, viernes y sábado”, indicó AEMET.

En Francia, esta canícula excepcional por su precocidad e intensidad podría llevar el termómetro hasta los 40º C en varias regiones a partir del martes, inclusive en la capital, París, donde el plan canícula de nivel 3 (sobre un total de 4) se lanzó para acompañar a las personas mayores y enfermas, a los niños y a las personas sin techo.

Francia teme una repetición de la canícula del 2003, denominada “verano asesino” en el país, que causó la muerte de 15.000 personas entre el 4 y el 18 de agosto de aquel año.

"Salas refrescadas" en lugares públicos, fuentes temporales y vaporizadores de agua, apertura nocturna de parques y jardines e instalación de ventiladores en guarderías y escuelas hacen parte de las medidas previstas en París por el plan canícula.

Bélgica emitió, por su parte, una advertencia de “fuerte calor” y prevé “máximas hasta de 34 o 35 grados” desde el martes, según el Instituto Real Meteorológico

Alemania espera un nuevo “récord de calor”, no solo en junio sino también durante todo el verano, que podría superar los 40,3° C registrados en julio del 2015 en Baviera.

Refiriéndose a “un aire proveniente del (desierto del) Sahara”, la agencia Deutsche Wetter prevé “al menos una semana” de canícula.

Los agricultores de la primera economía europea temen que se dañen sus cosechas.

Este hombre hacía frente al calor entre varios árboles de pino en Saint-Ferreol at Revel, suroeste de Francia, este domingo 23 de junio del 2019.
Este hombre hacía frente al calor entre varios árboles de pino en Saint-Ferreol at Revel, suroeste de Francia, este domingo 23 de junio del 2019.

“Estamos ahora en plena fase de crecimiento”, indicó a la prensa Joachim Rukwied, portavoz de la Deutscher Bauernverband, principal sindicato agrícola alemán. Las lluvias de mayo solo fueron suficientes para que continuara el crecimiento, advirtió.

El Reino Unido se preocupa por las "tormentas violentas" y se lanzaron alertas para lunes y martes.

“Un tiempo caluroso, húmedo e inestable” está previsto, según el sitio MetOffice.