AFP. 13 mayo
Mujeres ataviadas con el hijab (velo) caminaban por una calle de Teherán, el miércoles 7 de febrero del 2018.
Mujeres ataviadas con el hijab (velo) caminaban por una calle de Teherán, el miércoles 7 de febrero del 2018.

Teherán. Dos grupos de estudiantes de la Universidad de Teherán se enfrentaron el lunes durante una protesta contra la obligación para que las mujeres lleven velo, informaron medios iraníes.

“Desafortunadamente, dos grupos de estudiantes de ideas contrarias se enfrentaron mientras nosotros tratamos de calmar a los estudiantes enfurecidos”, dijo un alto responsable de la Universidad, Majid Sarsangi.

Según la agencia de noticias ISNA, los alumnos se concentraron después de emitir una declaración en contra de los “duros controles” que sufren las mujeres en el campus, y estimaron que “imponer opciones de vestimenta a los estudiantes (. ..) es una violación directa de sus derechos humanos”.

En la manifestación, acusaron a “la Policía de la Moral y a las fuerzas de seguridad de haber ingresado a la universidad” para incitarlas a seguir el código de vestimenta en vigor en Irán que impone a las mujeres salir a la calle con un velo en la cabeza y el cuerpo cubierto con ropa holgada desde la Revolución islámica de 1979.

Según ISNA, Sarsangi intentó discutir con los estudiantes, pero fue “impedido por la fuerza”.

Sin embargo, Sarsangi desmintió que hubiesen ingresado al campus universitario miembros de la Policía de la Moral o de las fuerzas del orden.

Según la agencia de noticias Fars, cercana de los ultraconservadores, los estudiantes que están a favor del velo confrontaron a aquellos que se oponen acusándolos de entonar “lemas ilegales”.

No hubo heridos ni detenidos, de acuerdo con los medios iraníes.

A principios del 2018, decenas de mujeres fueron arrestadas por desafiar la obligación de llevar el velo en lugares públicos. Una de ellas fue condenada en abril a un año de prisión.

Mientras, la abogada Nasrin Sotoudeh, quien defendió a varias mujeres arrestadas entre diciembre del 2017 y enero de 2018 por haberse quitado el velo en público, está cumpliendo una sentencia de cinco años de cárcel desde junio anterior por cargos de espionaje, según uno de sus abogados.