AFP . 23 septiembre

El jefe de la Agencia Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos aseguró el lunes que cada país decidirá cuándo levanta la prohibición de volar de los Boeing 737 MAX, una muestra de las diferencias entre las autoridades de la aviación civil en todo el mundo.

Aviones 737 MAX en la línea de montaje en la planta de Boeing en Renton, Washington, 27 de marzo de 2019. (Ruth Fremson/The New York Times)
Aviones 737 MAX en la línea de montaje en la planta de Boeing en Renton, Washington, 27 de marzo de 2019. (Ruth Fremson/The New York Times)

“Cada gobierno tomará su propia decisión sobre el regreso al servicio de la aeronave, basándose en una revisión exhaustiva de su seguridad", dijo Steve Dickson.

Más de seis meses después de la inmovilización de todos los Boeing 737 MAX tras dos accidentes que causaron 346 muertes, este modelo aún no tiene fechas para volver al cielo estadounidense, dijo el regulador, cuya proximidad con la firma aeronáutica ha sido denunciada por todas partes desde hace varios meses.

Dickson confirmó también a sus pares de otros países reunidos en Montreal que planea volar él mismo en el 737 MAX modificado antes de levantar la prohibición en Estados Unidos, según el texto de su discurso enviado a la AFP.

"La FAA sigue un proceso minucioso, no un cronograma impuesto, para que el avión vuelva a estar en servicio", declaró.

Agregó que la FAA continúa examinando los cambios realizados por Boeing en el software MCAS, el sistema diseñado específicamente para el modelo MAX para no perder sustentación y que estuvo implicado, según investigaciones preliminares, en los accidentes de Ethiopian Airlines del 10 de marzo y de la aerolínea indonesia Lion Air del 29 de octubre de 2018.

Las autoridades indonesias estiman en los resultados preliminares de un informe que los problemas en el diseño y supervisión del 737 MAX jugaron un papel importante en el accidente del avión Lion Air en 2018, según The Wall Street Journal.

Un panel de reguladores internacionales creado por la FAA debe presentar en las próximas semanas un informe muy crítico sobre la relación entre Boeing y el ente regulador.

El 737 MAX lleva más de seis meses en tierra, un récord para un modelo de avión moderno. El Boeing 787 estuvo fuera del aire durante tres meses en 2013 después de problemas relacionados con la batería que generaban incendios.