AFP y AP. 22 marzo
El vicepresidente Mike Pence (segundo, izquierda) y el director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Robert Redfield, escucharon al presidente Donald Trump, quien anunció medidas contra el covid-19.
El vicepresidente Mike Pence (segundo, izquierda) y el director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Robert Redfield, escucharon al presidente Donald Trump, quien anunció medidas contra el covid-19.

Washington. El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo este domingo que ordenará la instalación de hospitales de campaña que agregarán un total de 4.000 camas, en los puntos del país más golpeados por la pandemia del nuevo coronavirus.

En una conferencia de prensa en la Casa Blanca, indicó que instruyó a la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) para que instale estaciones médicas en los estados de Nueva York, Washington y California.

En los dos primeros habrá cuatro estaciones con un total de 1.000 camas en cada estado, mientras que California sumará 2.000 camas con ocho estaciones médicas.

“Quiero asegurarles a los estadounidenses que estamos haciendo todo lo posible cada día para enfrentar y luego derrotar a este horrible enemigo invisible”, expresó.

"Estamos en guerra, en cierto sentido estamos en guerra", agregó Trump.

Estados Unidos tiene casi 33.000 casos confirmados de covid-19, con 409 muertes, según cifras de la Universidad Johns Hopkins.

Trump informó de que había aprobado una solicitud para emitir una declaración de desastre mayor para el estado de Nueva York, que concentra la amplia mayoría de los casos de coronavirus en Estados Unidos.

Además, agregó que había aprobado una solicitud similar para el estado de Washington y que "muy pronto" haría lo mismo para California.

En su sesión informativa diaria en la Casa Blanca sobre la pandemia, el mandatario aclaró que el Gobierno Federal pagará por el despliegue de los soldados de la Guardia Nacional en los tres estados para ayudar a contener la propagación del virus.

Trump manifestó que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército estadounidense ayudará a construir los hospitales de campaña en Nueva York y que el buque hospital de la Marina USNS Mercy se desplegará en Los Ángeles.

Cuarentena en Nueva York

Entretanto, una orden que le prohíbe a la mayoría de los habitantes de Nueva York congregarse en grupos o acudir a trabajar estaba por entrar en vigor el domingo en un intento por detener una pandemia que amenaza con convertir al estado en uno de los puntos más álgidos del mundo por el coronavirus.

El gobernador Andrew Cuomo ordenó el viernes el cierre de todos los negocios no esenciales y que todos los trabajadores de actividades que no son indispensables permanezcan en su casa, pero demoró la implementación formal hasta las 8 p. m. del domingo.

Él y el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, también exhortaron a enviar desde máscaras hasta batas, así como doctores y otros trabajadores médicos, a la urbe, y le pidieron al presidente Donald Trump que ordene que las Fuerzas Armadas asuman la logística de fabricar y distribuir los suministros médicos.

“No puedo decirlo de forma más contundente. Si el presidente no actúa, morirá gente que podría haber vivido”, declaró De Blasio al programa Meet The Press de la cadena NBC.

El doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Enfermedades Alérgicas e Infecciosas y principal experto en el país en ese tipo de padecimientos, le prometió a la ciudad de Nueva York y a otros sitios muy afectados por la pandemia que los suministros cruciales no se agotarán.

Los artículos médicos están a punto de arribar y estarán “dirigidos claramente a los sitios más afectados que los necesitan más”, declaró Fauci al programa Face The Nation de CBS.

Pero Fauci y otros funcionarios de los servicios de emergencia no proporcionaron cifras sobre la cantidad de mascarillas y los otros artículos que van en camino. Cuomo exhortó a las autoridades federales a intervenir rápidamente mientras los estados más afectados ofrecen cada vez más dinero con tal de obtener suministros que escasean, en ocasiones duplicando o triplicando los precios.

Un aviso en una pizarra electrónica urgía este domingo 22 de marzo del 2020 a los neoyorquinos a permanecer en sus casas para evitar una mayor propagación del nuevo coronavirus.
Un aviso en una pizarra electrónica urgía este domingo 22 de marzo del 2020 a los neoyorquinos a permanecer en sus casas para evitar una mayor propagación del nuevo coronavirus.