Agencia AFP. 26 julio

Quito. Ecuador "no permitirá” que ninguna institución “esconda” a la CIDH información sobre el secuestro y posterior asesinato en la frontera con Colombia del equipo periodístico del diario El Comercio, dijo este jueves el secretario de Comunicación, Andrés Michelena.

Familiares de los reporteros calificaron como una “burla” la documentación reservada suministrada en mayo pasado por el gobierno y que fue evaluada el miércoles junto a un equipo especial de Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que analiza en Quito la actuación de las autoridades durante el secuestro.

Personas colocan flores sobre las fotografía de los miembros del equipo de prensa del periódico ‘El Comercio’, después de que el presidente Lenín Moreno, confirmara su muerte, en Quito, Ecuador, el 13 de abril del 2018. Foto: AP
Personas colocan flores sobre las fotografía de los miembros del equipo de prensa del periódico ‘El Comercio’, después de que el presidente Lenín Moreno, confirmara su muerte, en Quito, Ecuador, el 13 de abril del 2018. Foto: AP

El gobierno “no permitirá que ninguna instancia, así esté comprometida en este proceso, esconda, oculte o deje de entregar cualquier tipo de información que aporte al proceso de la CIDH”, señaló Michelena a la prensa.

Aunque resaltó la disposición de Ecuador para dar información, Edison Lanza, relator para la libertad de prensa de la CIDH, respaldó a los familiares del periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra, cuyos cadáveres fueron localizados el 22 de junio pasado tras haber sido asesinados por un grupo de exguerrilleros de las FARC que no se acogieron al proceso de paz en Colombia.

“Respaldamos el reclamo de las familias de la necesidad de tener toda la información completa como lo han mencionado ellos en sus declaraciones", dijo Lanza a la prensa.

Según los familiares, las autoridades les suministraron, entre otras cosas, cartas de condolencias de embajadas, copias de credenciales de prensa y una bitácora en la que consta que el equipo cruzó un retén militar en la frontera con Colombia.

El hallazgo de los restos puso fin a meses de zozobra, durante los cuales los gobiernos de Ecuador y Colombia fueron criticados por la información contradictoria que ofrecieron sobre el caso.

Lanza señaló que la investigación se extenderá a Colombia.

“Colombia ha dado la anuencia para que también podamos tener este tipo de trabajos en territorio colombiano. Creo que es un complemento indispensable. Este es un episodio que ocurrió a los dos lados de la frontera”, apuntó.

A raíz del asesinato de los trabajadores de El Comercio, ambos gobiernos lanzaron una cacería contra el ecuatoriano Walther Arizala, exguerrillero de las FARC conocido con el alias de "Guacho”, quien se adjudicó el triple crimen.

“Guacho” es acusado por el ejército colombiano de operar como brazo armado del cártel mexicano de Sinaloa. También está señalado por el secuestro y asesinato de una pareja de ecuatorianos.