Interés Humano

Detenidos seis hombres por violar a una joven dentro de auto estacionado en Argentina

Hechos ocurrieron este martes por la tarde en Palermo; la víctima debió ser internada en el Hospital Rivadavia.

Palermo. La intervención de una pareja de comerciantes de la cuadra de Serrano, en Palermo, fue crucial para salvar a una joven de 20 años de las garras de un grupo de jóvenes que, durante al menos una hora, la violaron dentro de un auto estacionado allí, a plena luz del día, en el corazón de Palermo Soho.

Los seis imputados —varios de ellos estudiantes universitarios y al menos uno, militante político en la zona norte— están detenidos en distintas comisarías porteñas, a la espera de ser indagados por abuso sexual agravado. Mientras, la joven ya fue dada de alta tras haber sido atendida en el hospital Rivadavia y ahora recibirá asistencia psicológica.

Fuentes policiales informaron que, pasado el mediodía del domingo, efectivos de la Comisaría Vecinal 14A de la Policía de la ciudad llegaron hasta el lugar para atender una denuncia sobre un flagrante abuso sexual hecha por una pareja de comerciantes de la zona. Al llegar al sitio, tras aquel llamado al 911, encontraron a cuatro personas dentro de un Volkswagen Gol y a dos que estaban en la vereda, en actitud de vigilancia.

Aquellos cuatro jóvenes forcejeaban con una chica, que apenas oponía resistencia mientras los hombres intentaban sacarla a la rastra —incluso, de los pelos—, del coche. La intervención policial puso fin a la situación y significó el rescate de la joven, que estaba semi desvanecida, aunque en uno de esos intervalos de lucidez alcanzó a afirmar que había sido víctima de una violación grupal. También aseguró que no los conocía y que no sabía cómo había terminado dentro del auto.

Según se informó, los seis sospechosos, de entre 20 y 24 años, quedaron detenidos “por abuso sexual” gravemente ultrajante, agravado por el número de partícipes. Fueron identificados por fuentes de la investigación como Ramón Ángel Pascual, de 23 años; Tomás Fabián Domínguez, de 21; Lautaro Dante Ciongo Pasotti, de 24; Ignacio Retondo, de 22 años, Steven Alexis Cuzzoni, de 20 años, y Franco Jesús Lykan, de 24 años. Ninguno tiene antecedentes penales, según informaron fuentes policiales.

Según información que circuló en las redes sociales, dos de ellos son compañeros en la Universidad Nacional de San Martín (Unsam). Además, al menos uno de ellos, Retondo, militaba en la agrupación Corriente Militante Lealtad Vicente López, ligada a La Cámpora. Tras conocerse el caso del abuso sexual grupal en Palermo Soho, en las redes sociales aparecieron más acusaciones contra este joven. Al menos una chica lo señaló como quien la violó cuando ella tenía 14 años. Lo señalaron como integrante de “La barra de Munro”.

El concejal del Frente de Todos por ese distrito y referente de esa agrupación, Lucas Boyanovsky, repudió el hecho. En su cuenta de Instagram, en la que también se presenta como director de la Unidad de Gestión Local, Boyanovsky compartió un comunicado de Lealtad Vicente López y afirmó: “Es nuestra obligación ser implacables ante cualquier forma de violencia por razones de género”.

En tanto, la joven, de 20 años, fue trasladada al Hospital Rivadavia, donde luego se reencontró con su familia. Dentro del vehículo fueron encontrados cuatro envoltorios con picadura de marihuana (11,8 gramos), una pastilla de LSD (ácido lisérgico, un poderoso alucinógeno) y siete teléfonos celulares.

Todos esos elementos fueron secuestrados por orden del juez en lo criminal y correccional Marcos Andrés Fernández. También tomó intervención la Oficina de Violencia Sexual, que asistió a la víctima y a su familia.

Una panadera de la cuadra afirmó que, al advertir el hecho, y tras llamar al 911, intentó rescatar del auto a la víctima, con ayuda de su esposo. Sin embargo, ambos fueron agredidos por algunos de los jóvenes, mientras otros seguían ultrajando a la joven, que hacía vanos intentos por defenderse del ataque sexual a plena luz del día.

“Vi que esos jóvenes estaban allí, tocando la guitarra y fumando marihuana. También vi que había una mujer y un hombre dentro del auto. Entonces comencé a ver más movimiento en la parte trasera del vehículo. Eran varios masculinos. Con mi marido nos acercamos y vimos que la estaban ultrajando a la chica. El que estaba en el asiento del conductor la tomaba de los pelos y la obligaba a que le practicara sexo oral, y los que estaban atrás la manoseaban. Luego salió uno y entró otro. Llamé al 911 desesperada y les dije que vinieran rápido, que estaban violando a una chica, y les dije que yo iba a ir a ayudarla”, aseveró la comerciante, Natalia Concepción, a la prensa.

“No escuché gritos, la chica no gritaba, no tenía ni fuerzas para gritar. Los cuatro jóvenes también estaban con los pantalones bajos, empezaron a insultarnos y nos quisieron agredir. También le pegaron a un vecino que con un teléfono celular quiso registrar lo que estaba pasando, para que exista una prueba de lo que habíamos visto. A ese vecino lo dejaron ensangrentado, tirado en el piso”, contó la testigo, quien agregó que “todos abusaron de ella, eran como animales”.

Su intervención, precisamente, fue crucial para detener el ultraje y retener a los abusadores hasta la llegada de la policía. El marido de Natalia se trenzó en lucha con al menos dos de los jóvenes, mientras la situación convocó la participación de otros vecinos. Cuando los uniformados arribaron, uno de los jóvenes pretendía llevarse a la víctima a la rastra.

Otros procuraban abandonar la escena en distintas direcciones. “Dos de ellos arrastraban a la chica de los pelos y los brazos, otros dos se fueron para otro lado y los restantes se quedaron merodeando el lugar. Nosotros tratábamos de detenerlos con un palo de escoba y con un secador”, afirmó la testigo a la agencia de noticias Télam. “La chica me apretaba la mano y me agradecía. Casi con culpa repetía que no sabía cómo había terminado allí, que no conocía a esos jóvenes y que no entendía cómo había terminado dentro del auto”, agregó.

Según fuentes de la investigación, se sospecha que los abusadores se turnaron para violar a la chica, mientras el resto vigilaba que nadie los interrumpiera. Tras la intervención de la policía, decenas de vecinos rodearon a los uniformados y al auto junto al cual, sentados en la calzada, estaban los jóvenes detenidos, a los que les gritaban “¡violadores!”, al tiempo que, algunos, cuestionaban la tardanza de los efectivos en tomar intervención y poner fin al abuso.

Al respecto, el ministro de Justicia y Seguridad, Marcelo D’Alessandro, aseguró que el móvil policial llegó al lugar indicado cuatro minutos después de la llamada al 911. Al tiempo que destacó el compromiso de los vecinos y su intervención crucial, afirmó que desde el primer momento personal femenino especializado de la Policía de la Ciudad acompañó a la víctima y a su familia.

Mientras, investigadores de la fuerza revisaban imágenes de cámaras y recogían testimonios para robustecer la acusación contra los seis sospechosos detenidos, a los que alojaron en distintas dependencias para mantenerlos separados y evitar, así, que pudieran consensuar una declaración sobre los hechos.

“Acerca de la aberrante violación grupal ayer en Palermo, es necesario remarcar que gracias al compromiso de los vecinos y al sistema integral de seguridad de la Ciudad pudimos llegar en solo 4 minutos al lugar y detener a todos los involucrados. De forma inmediata aplicamos el protocolo de atención a la víctima y estuvimos ahí junto a ella, para contenerla y sostenerla”, dijo.

“Además, pudimos recabar las pruebas relevantes dentro del automóvil, para aportarlas de forma inmediata a la Justicia. Desde que fue trasladada al hospital, personal femenino de la policía de la ciudad preparado para estas situaciones se mantuvo con ella y su familia. Mientras esperamos el tiempo que la víctima necesite para prestar declaración, ya estamos trabajando activamente en las imágenes de las cámaras y testimonios”, añadió.

“Para garantizar el esclarecimiento de los hechos, decidimos alojar a los detenidos en distintas alcaldías de la ciudad para que entre ellos no puedan consensuar una declaración. Estamos seguros de que la Justicia actuará de forma inmediata para determinar las responsabilidades y que estos delincuentes no puedan volver a abusar de nadie más”, escribió el ministro en su cuenta de Twitter.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.