Agencia AFP. 13 marzo

(Video) Conmutan pena a mujer tras 15 años presa por ley antiaborto

San Salvador. La salvadoreña Maira Figueroa recuperó este martes la libertad tras pasar 15 años en prisión, luego de serle conmutada una sentencia de 30 años impuesta por sufrir un aborto, que fue tipificado como homicidio agravado bajo una drástica ley.

Figueroa, de 34 años, salió a las 8 a. m. de la Cárcel de Mujeres, ubicada 6 kilómetros al este de San Salvador, constató un periodista de la AFP.

“Me siento feliz de estar con mi familia”, declaró a la prensa la recién liberada, que tenía 19 años cuando quedó embarazada producto de una violación.

“Maira Verónica Figueroa recuperó su libertad este 13 de marzo, luego de estar encarcelada por 15 años. El Estado le concedió la conmutación de la pena”, señaló en un comunicado el colectivo Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto Terapéutico, Ético y Eugenésico.

Maira Figueroa fue liberada del centro de Rehabilitación de Mujeres en Ilopango, El Salvador, el 13 de marzo del 2018.
Maira Figueroa fue liberada del centro de Rehabilitación de Mujeres en Ilopango, El Salvador, el 13 de marzo del 2018.

Se trata de la segunda mujer beneficiada con una conmutación de pena este año, luego de que el 15 de febrero fuera liberada Teodora Vásquez tras estar encarcelada 11 años por sufrir un parto intempestivo y perder al bebé, por lo que fue sentenciada a 30 años.

Figueroa fue condenada en el 2003 por un tribunal de la ciudad occidental de Ahuachapán por homicidio agravado.

El 31 de enero del 2017 el colectivo, que agrupa a 15 organizaciones defensoras de los derechos humanos y de la mujer, pidieron la conmutación de la pena de prisión para Figueroa ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

El 22 de marzo del 2017, la CSJ resolvió avalar la conmutación de la pena y comunicó la decisión al Ministerio de Justicia y Seguridad, que dio su acuerdo y posteriormente fue ratificado por el presidente Salvador Sánchez Cerén.

Figueroa sufrió en el 2003 una emergencia obstétrica en la casa en donde trabajaba como empleada doméstica y fue llevada con una hemorragia a un hospital en la ciudad de Chalchuapa, 89 kilómetros al oeste de San Salvador.

El bebé murió. En el hospital “fue detenida y acusada de haberse provocado un aborto”, explicó el colectivo en su comunicado.

La Fiscalía la acusó de homicidio agravado y obtuvo una condena de 30 años de prisión.

Según la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, a Figueroa se le “irrespetó la presunción de inocencia”, pues en el juicio no se escuchó su versión de los hechos y “no tuvo una defensa adecuada”.

“Maira sufrió un problema obstétrico y no cometió homicidio”, sostuvo el colectivo.