Agencia AFP. 16 marzo

Nueva York. Cinco médicos de Nueva York fueron acusados el viernes de aceptar cientos de miles de dólares en sobornos de una empresa farmacéutica para prescribir fentanilo, un medicamento contra el dolor muy poderoso y adictivo, en un caso que muestra cómo la justicia estadounidense intenta enfrentar la crisis de los opioides.

Los cinco médicos prescribieron en demasía durante meses un espray de fentanilo, un analgésico 50 a 100 veces más poderoso que la morfina, a cambio de sobornos del fabricante que declaraban como si fuesen honorarios para dar conferencias, indicó el acta de acusación publicada el viernes por el fiscal federal de Manhattan.

El fiscal no precisó el nombre del laboratorio, pero todos los detalles corresponden a la empresa Insys.

Los cinco médicos fueron acusados en la Fiscalía de Manhattan de haber participado en el sistema de
Los cinco médicos fueron acusados en la Fiscalía de Manhattan de haber participado en el sistema de "falsos honorarios". Foto: Archivo

Basada en Arizona, en agosto pasado Insys aceptó cooperar con la justicia y pagar $4,5 millones de multa tras haber sido acusada de prácticas fraudulentas para promover su espray de fentanilo "Subsys", en principio reservado a los dolores vinculados al cáncer.

Dos empleados de Insys se declararon culpables y participaron en la investigación que condujo al arresto de los médicos.

Los cinco médicos son acusados de haber participado en el sistema de "falsos honorarios" de Insys.

Uno de ellos, Gordon Freedman, de 57 años, experto en el tratamiento del dolor y que ejerce tanto en su consultorio como en un hospital, habría recibido más de $300.000 en falsos honorarios a cambio de un aumento de sus prescripciones del aerosol de fentanilo.

También fue el 'conferencista' mejor pagado de Insys en 2014: solo en el último trimestre de ese año, prescribió el medicamento por un valor de más de 1,1 millones de dólares, dijo el fiscal.

Los otros cuatro médicos –Jeffrey Goldstein, Todd Schlifstein, Dialecti Voudouris y Alexandru Burducea– están acusados de percibir entre $68.000 y $196.000 en falsos honorarios para promover el medicamento.

Podrían ser condenados a más de 20 años de cárcel.

El caso ilustra la creciente acción de la justicia estadounidense contra la prescripción exagerada de medicamentos contra el dolor como el fentanilo o la oxicodona, en el origen de la crisis de adicción a los opioides que mató a 63.600 personas por sobredosis en 2016 en Estados Unidos.

Los arrestos en el medio médico y farmacéutico por recetar excesivamente estos medicamentos se han tornado casi cotidianos.