Agencia AFP. 14 septiembre

Washington. El cardenal Donald Wuerl de Washington, quien fue culpado por fallar en lidiar con los sacerdotes pedófilos en Pensilvania, se postró el viernes como una señal de arrepentimiento en una misa dedicada a las víctimas.

El cardenal de 77 años, que era obispo en el noreste de Estados Unidos, se tendió en el suelo para abrir una “misa de penitencia” en la catedral de San Mateo, en Washington.

En esta foto de archivo tomada el 30 de abril, el Cardenal Donald Wuerl, Arzobispo de Washington, espera fuera de la Iglesia Católica de San Patricio antes de la 24 °
En esta foto de archivo tomada el 30 de abril, el Cardenal Donald Wuerl, Arzobispo de Washington, espera fuera de la Iglesia Católica de San Patricio antes de la 24 ° "Misa Azul" anual en Washington, DC. Foto: AFP

“Nuestras oraciones van a aquellos que han sido víctimas de graves abusos del clero y el ultraje de una respuesta inadecuada”, dijo el prelado, que anunció esta semana que quiere viajar al Vaticano para presentar su dimisión al papa Francisco.

“Uno debe estar preparado para hacer lo que sea necesario, incluido el retiro y esta acción de mi parte será un aspecto esencial de la curación” de la iglesia, escribió en una carta a los sacerdotes de Washington.

Una investigación de un fiscal del estado de Pensilvania publicada en agosto reveló los abusos sexuales perpetrados durante décadas por más de 300 “sacerdotes depredadores”: al menos mil niños fueron víctimas de sus acciones, que fueron encubiertas por la iglesia católica de ese estado.

En el informe final, escrito por un jurado popular, el cardenal Wuerl, que fue obispo de Pittsburgh de 1988 a 2006, es citado muchas veces como uno de los responsables eclesiásticos que ayudó a sofocar el escándalo.

Ha habido numerosos pedidos por su renuncia, incluso de su propio clero.

El cardenal se defendió en una declaración, asegurando que el informe demostraba que había “actuado con diligencia, en interés de las víctimas y para evitar nuevos abusos”.

Sus partidarios argumentaron que había sancionado a algunos sacerdotes e incluso se había resistido a una orden del Vaticano de reinstaurar en sus funciones a un depredador.

Pero el fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro, lo acusó de mentir:

“Muchas de sus declaraciones después del informe del gran jurado están en directa contradicción con los documentos internos y los archivos secretos de la iglesia, y sus declaraciones engañosas solo se suman a los esfuerzos de disimulación”.

Antes de la publicación del informe, la iglesia católica ya había sido sacudida por la renuncia a finales de julio del cardenal Theodore McCarrick, de 88 años, por cargos de abuso sexual contra un adolescente que se remonta a varias décadas atrás.

El viernes, en la misa, un fiel que fue víctima de un sacerdote cuando solo tenía 13 años, encendió una vela con el obispo Wuerl. Michael Nugent explicó a la asamblea que fue liberado de este “secreto” cuando tenía 55 años cuando alguien le dijo “no fue tu culpa”.

“Viste la cara de un sobreviviente”, dijo el cardenal a un grupo de seminaristas. “Recuerda que cada víctima tiene una cara y nunca te priva de decir lo siento”.