AFP. 3 octubre
El cardenal arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, salió escoltado de la Fiscalía de Rancagua, Chile, adonde acudió a rendir una declaración, el miércoles 3 de octubre del 2018.
El cardenal arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, salió escoltado de la Fiscalía de Rancagua, Chile, adonde acudió a rendir una declaración, el miércoles 3 de octubre del 2018.

Rancagua, Chile. El cardenal arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, optó este miércoles por guardar silencio ante el fiscal Emiliano Arias, que lo citó a declarar como imputado del delito de encubrimiento de abuso sexual.

Ezzati, alta autoridad de la Iglesia católica chilena, ingresó a las dependencias de la Fiscalía de Rancagua (80 km al sur de Santiago) en medio de un fuerte resguardo policial y la presencia de medios de comunicación. Un solitario manifestante portaba un cartel que decía “Iglesia romana depravada”.

Al cabo de una hora, el religioso salió del edificio en medio del mismo caos y afirmaó escuetamente: “Todos vamos a colaborar con todo”.

Sin embargo, su abogado, Hugo Rivera, informó más tarde de que Ezzati se había reservado su derecho a guardar silencio. “Por ahora el señor cardenal no declaró hasta que discutamos con el Ministerio Público el sobreseimiento definitivo”, dijo el jurista, en las afueras del tribunal de Rancagua.

Ezzati fue citado a declarar por el jefe de la Fiscalía regional de O’Higgins, Emiliano Arias, encargado de investigar el encubrimiento por la jerarquía de la Iglesia Católica chilena, quien declaró al término de la comparecencia del purpurado: “Vamos a perseguir a cualquiera (...) que haya cometido delitos”.

Arzobispo de Santiago guarda silencio ante Fiscalía

“No hay cacería de brujas”, precisó antes de agregar que “si hay delito lo perseguimos y lo formalizamos, lo acusamos y vamos a juicio”.

El cardenal fue imputado por supuestamente encubrir a su estrecho colaborador, el sacerdote y excanciller del arzobispado de Santiago, Óscar Muñoz, acusado por abuso sexual y estupro de al menos siete menores.

Muñoz, quien actualmente cumple arresto domiciliario, fue el primer sacerdote arrestado y llevado ante la Justicia desde que en mayo el papa Francisco adoptó medidas correctivas tras la crisis por abusos sexuales a menores que sufre la Iglesia católica chilena.

“El cobarde cardenal Ezzati va a declarar como imputado y decide no hablar para no autoincriminarse. Dónde queda ‘voy a colaborar en todo con la Justicia’. Obispos delincuentes, algún día terminarán en la cárcel. Han destrozado tantas vidas!”, fustigó en su cuenta de Twitter el periodista Juan Carlos Cruz, víctima de abuso sexual por parte del exsacerdote Fernando Karadima, a quien el papa Francisco expulsó de la Iglesia el viernes pasado.

El abogado de Ezzati explicó que el religioso optó por el silencio tras la decisión del martes del tribunal de Rancagua de declararse “incompetente” en una de las denuncias en contra de Óscar Muñoz y trasladar la causa a Santiago.

El cardenal “es totalmente inocente” (...) nunca ha ocultado ni destruido antecedentes", agregó el jurista.

En total, de acuerdo con un último recuento del Ministerio Público, la Justicia mantiene abierta 119 causas por denuncias de abusos sexuales.

Acusado por varias víctimas de encubridor, el arzobispo de Santiago se mantiene en el ojo de la polémica. El 18 de setiembre, en medio de una fuerte presión, decidió marginarse de encabezar la tradicional ceremonia de acción de gracias en la catedral de Santiago en conmemoración de las fiestas patrias.

Emiliano Arias, fiscal de Rancagua, dio declaraciones a la prensa -este miércoles 3 de octubre del 2018- luego de la declaración del cardenal arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati.
Emiliano Arias, fiscal de Rancagua, dio declaraciones a la prensa -este miércoles 3 de octubre del 2018- luego de la declaración del cardenal arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati.

En los últimos días se vio envuelto en una polémica por la publicación de una guía, que llevaba su firma, con consignas para el clero para no incurrir en abusos sexuales a menores en las que recomendaba “evitar” no besar en la boca, tocar los genitales o acostarse con menores. Ante la polémica, el arzobispado retiró el texto de su página web.

Su cargo al frente de la Iglesia está en la mira del papa Francisco, quien se ha mostrado decidido a acabar con lo que él mismo definió como "una cultura de abusos" en la Iglesia chilena.

Algunas voces aseguran que el Pontífice que lo mantiene en su cargo porque no ha encontrado reemplazante.

En este escenario, el presidente Sebastián Piñera visitará el Vaticano el 13 de octubre.