AP. 5 junio
Efectivos policiales mexicanos cargan a migrantes de la caravana en una camioneta, cerca de Metapa, en Chiapas, México. Foto: AP Foto: AP
Efectivos policiales mexicanos cargan a migrantes de la caravana en una camioneta, cerca de Metapa, en Chiapas, México. Foto: AP Foto: AP

Metapa. Unos 200 elementos de la policía militar y federal, así como de las agencias de migración, impidieron el avance de unos 1.000 migrantes centroamericanos que este miércoles caminaban por una carretera del sur de México con destino a Estados Unidos, mostrando una nueva postura más dura ante los intentos de usar al país como vía para llegar a la frontera estadounidense.

El grupo de migrantes, que incluye a muchas mujeres y niños, partió temprano de Ciudad Hidalgo, en la frontera entre México y Guatemala y se dirigió a Tapachula. La policía local y estatal escoltó a la caravana.

Las autoridades cerraron la carretera cerca del municipio de Metapa, ubicado a unos 18 kilómetros (11 millas) de Tapachula.

Los agentes, que no estaban armados, forcejearon con algunos migrantes que se resistieron, pero la mayoría cumplió las órdenes y abordó los autobuses o las camionetas de la agencia de migración. Unos migrantes se desmayaron y cayeron al suelo. Un joven que se desvaneció fue trasladado para recibir atención médica.

Algunos padres de familia se sentaron sobre el pavimento con sus niños, llorando y rogando a las autoridades que no se los llevaran. Otros saltaron unos cercos de alambre y corrieron hacia el espeso bosque junto a la carretera.

Un funcionario de migración en el lugar, que no estaba autorizado para hablar públicamente y pidió el anonimato, dijo que en un principio los migrantes serían llevados a un centro de detención de inmigración en Tapachula. Parecía que entre 600 y 800 migrantes iban a ser llevados ahí.

Un grupo de personas proveniente de Centroamérica reza en medio de una redada lideradA por policías mexicanos, cerca de Metapa, en el estado de Chiapas. Foto: AP
Un grupo de personas proveniente de Centroamérica reza en medio de una redada lideradA por policías mexicanos, cerca de Metapa, en el estado de Chiapas. Foto: AP

En los últimos meses, México ha lanzado redadas y ha establecido retenes para desalentar las marchas masivas de migrantes como las que ocurrieron en el 2018 y a comienzos del 2019.

Los migrantes dicen que están tratando de llegar a la frontera estadounidense a fin de pedir asilo allí.

En tanto, el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, se encuentra en Washington para tratar de evitar que se cumpla la amenaza del presidente Donald Trump sobre imponer aranceles a los productos mexicanos. El mandatario estadounidense ha exigido a México tomar más medidas para frenar el flujo de migrantes que viaja por su territorio.

Movimientos masivos

El año pasado, miles de migrantes comenzaron a viajar hacia el norte desde Centroamérica en caravanas que crecían a medida que atravesaban México, lo que irritó a Trump. Los migrantes viajan en caravanas porque es una manera más segura de trasladarse y les evita tener que pagar cuantiosas sumas a contrabandistas.

(Video) ¿Qué pasa en Honduras para que miles de personas hayan decidido abandonar el país?

Estos representan apenas una fracción del flujo migratorio normal, pero se han convertido en símbolo de lo que Trump califica como una crisis en la frontera entre México y Estados Unidos.

Las primeras caravanas fueron recibidas con agrado en poblados del sur de México, pero al irse multiplicando, las comunidades se quejaban de que no tenían los recursos para seguirlos cuidando y alimentando.

Muchos de los migrantes dicen estar huyendo de la violencia, las extorsiones y la corrupción de Guatemala, Honduras y El Salvador. Pero además de eso, una devastadora sequía ha estado afectando a partes de la región, especialmente las áreas rurales.

México les ha ofrecido opciones para quedarse legalmente en su territorio, pero la mayoría prefiere cruzar a Estados Unidos, donde pueden ganar más dinero o reencontrarse con familiares.