AFP. 28 junio
Trabajadores de una funeraria retiraron -el 24 de junio del 2020- el cuerpo de un hombre que aparentemente murió víctima de covid-19 en la comunidad de La Fosa, San Salvador.
Trabajadores de una funeraria retiraron -el 24 de junio del 2020- el cuerpo de un hombre que aparentemente murió víctima de covid-19 en la comunidad de La Fosa, San Salvador.

San Salvador. El arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, pidió este domingo al presidente Nayib Bukele y al Congreso dialogar para aprobar una ley de emergencia que pueda salvar al país de una mortandad masiva ante la expansión de la covid-19.

“Lleguen a un acuerdo de aprobar la ley de emergencia nacional que más convenga a todos, la ley que el país necesita urgentemente para hacer frente a la pandemia, la ley que venga a salvar a la nación de una muy probable mortandad”, manifestó el prelado.

Tras celebrar la misa dominical en una capilla del arzobispado, Escobar dijo que "cada día el número de contagios es mayor y también el número de personas que mueren" en momentos en que los hospitales están saturados.

"No permitan una hecatombe nacional con la pérdida de muchas vidas humanas, debe prevalecer el buen juicio, debe primar la vida ante cualquier otro interés (porque) el comercio y la economía no son tan importantes como la salud y la vida de las personas", subrayó.

El Salvador, con 20.742 km² y 6,6 millones de habitantes, registraba hasta el sábado 5.934 casos de covid-19 y 152 fallecidos.

El país estuvo en confinamiento obligatorio entre el 21 de marzo y el 13 de junio, fecha en que concluyó por falta de un acuerdo entre el gobierno de Nayib Bukele y la Asamblea Legislativa.

El Ejecutivo inició el 16 de junio la reapertura progresiva de la actividad económica.

El 30 de mayo la Asamblea Legislativa aprobó una ley de emergencia que buscaba poner fin al encarcelamiento de personas detenidas por violar la cuarentena. Muchas de ellas fueron enviadas a albergues, donde se contagiaron de covid-19.

La norma fue vetada el jueves por Bukele porque supuestamente desconocía la potestad del Poder Ejecutivo para planificar, dirigir y supervisar la política de salud.

El mismo día, la Asamblea Legislativa superó el veto de Bukele, por lo que la controversia ahora será dirimida por la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.