AP. 9 junio
Personal médico atendía a un enfermo de covid-19 en el Hospital Gilberto Novaes, en Manaos, Brasil, el lunes 8 de junio del 2020.
Personal médico atendía a un enfermo de covid-19 en el Hospital Gilberto Novaes, en Manaos, Brasil, el lunes 8 de junio del 2020.

Río de Janeiro. Un juez del Supremo Tribunal de Brasil ordenó el martes al Ministerio de Salud que restablezca la publicación de datos epidemiológicos completos sobre el nuevo coronavirus, como lo venía haciendo hasta la semana pasada.

El Ministerio dejó de publicar las cifras totales de muertes e infectados el viernes, un día después de que el país alcanzó el récord de muertes diarias con 1.473.

El juez Alexandre de Moraes, quien firmó la decisión, destacó que el Estado federal tiene la obligación de proporcionar la información necesaria a la sociedad. Moraes resaltó además que la situación de gravedad causada por la pandemia, que ha dejado más de 37.100 muertos en Brasil, exige transparencia para poder orientar las políticas públicas contra la enfermedad.

“La gravedad de la emergencia causada por la pandemia de covid-19 exige de las autoridades brasileñas la efectivización concreta de la protección a la salud pública, con la adopción de todas las medidas posibles para apoyar a las actividades del sistema único de salud”, dijo el juez en la resolución.

El cambio en la presentación de los datos, sumado al atraso en la publicación de los boletines epidemiológicos, generó una ola de críticas y repercusiones negativas que llegaron incluso a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Gilmar Mendes, otro juez del Supremo Tribunal, expresó la semana pasada que manipular datos es propio de “regímenes autoritarios”.

Cambios en metodología

Luego de la repercusión negativa, un alto funcionario del Ministerio de Salud manifestó a periodistas la víspera que se restablecerá el número de muertes acumuladas en la página de Internet del organismo, pero con cambios en la metodología sobre cómo se presentan los reportes.

La Corte intervino luego de que tres partidos opositores presentaron una demanda alegando que el Ministerio de Salud habría alterado de modo injustificable los datos referentes al nuevo coronavirus sin presentar datos acumulados.

“La gravedad de la emergencia causada por la pandemia de covid-19 exige de las autoridades brasileñas la efectivización concreta de la protección a la salud pública". Juez Alexandre de Moraes

El general Eduardo Pazuello, ministro interino de Salud, defendió el martes la nueva metodología de presentación de los datos, que ofrece curvas de casos y muertes en un sitio nuevo apartado del original.

Davi da Silva Alves, habitante de la comunidad Divino Espirito Santo, estado de Pará, estaba a punto de ser transportado en helicóptero a un hospital en Belem. Padece covid-19.
Davi da Silva Alves, habitante de la comunidad Divino Espirito Santo, estado de Pará, estaba a punto de ser transportado en helicóptero a un hospital en Belem. Padece covid-19.

“Ahora tenemos condiciones de analizar la progresión de datos todos los días y todas las semanas epidemiológicas. Es la mejor herramienta que podríamos haber desarrollado. Cuando eso sea de conocimiento público y las personas y el periodismo lo comprendan, volveremos a la normalidad en relación a esa discusión”, declaró en la residencia presidencial de la Alvorada.

El ministro destacó que las regiones norte, noreste y las ciudades de São Paulo y Río de Janeiro están en la etapa final del pasaje de la pandemia, a medida que el virus prolifera hacia ciudades del interior de esos estados. Pazuello agregó que a partir de ahora el virus debe proliferar en las regiones ligadas al invierno del hemisferio sur.

Debido a la polémica por la publicación de datos, Pazuello daría el martes explicaciones a miembros de la Cámara de Diputados en una videoconferencia.

Brasil es el país de América Latina con mayor cantidad de casos de covid-19: más de 707.400 contagios y más de 37.100 muertos, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.