AFP. 6 agosto
Obras de reconstrucción en la catedral de Notre-Dame de París, luego de que la estructura fue gravemente dañada por un gran incendio el 15 de abril del 2019. Foto: AFP
Obras de reconstrucción en la catedral de Notre-Dame de París, luego de que la estructura fue gravemente dañada por un gran incendio el 15 de abril del 2019. Foto: AFP

París. El Ayuntamiento de París intentó este martes disipar el temor a una contaminación por el plomo que se dispersó durante el incendio de la catedral de Notre Dame, rechazando confinar el templo, como exige un colectivo de asociaciones y sindicatos.

Con el incendio del 15 de abril, centenares de toneladas de plomo presentes en la aguja y el tejado se fundieron y se dispersaron en forma de partículas.

“Todos los exámenes que hemos realizado en un radio de 500 metros en torno a Notre Dame son negativos, es decir, no hay ningún peligro”, aseguró este martes Emmanuel Grégoire, primer adjunto de la Alcaldía de París.

El lunes por la noche, la ciudad publicó resultados de nuevos exámenes y centros de salud de las inmediaciones, que indicaban una media menor a 70 microgramos de plomo por metro cuadrado.

Las autoridades sanitarias aconsejan que la gente expuesta a más de 70 microgramos, un nivel que se sobrepasó en parte del centro de parís después del incendio, se sometan a análisis de sangre.

Sin embargo, se detectaron niveles de plomo superiores a 2.000 microgramos/m2 en los exteriores de tres escuelas situadas fuera de ese perímetro.

Esos centros serán "objeto de una limpieza profunda" antes de que empiece el curso escolar, prometió Grégoire, y "no abrirán hasta que no tengamos la recomendación de la Agencia Regional de Salud (ARS), que es de 1.000 microgramos por m2".

El lunes, en una conferencia de prensa organizada en la explanada que hay delante de la catedral, un colectivo de sindicatos y de asociaciones dio cuenta de su preocupación por la salud de las personas que intervinieron en la catedral tras el incendio o de las que trabajan en las inmediaciones.

Más niños examinados

Por otro lado, Grégoire rechazó confinar la catedral. “No estamos en contra” de confinarla, pero “es un mero problema de factibilidad”, afirmó.

"Colocar una enorme urna en torno a Notre Dame" para "crear una zona de depresión y así evitar la exfiltración de polvo, comprenderán que, desde el punto de vista financiero, es una decisión increíblemente compleja de llevar a cabo", declaró el responsable a la cadena LCI.

La ARS indicó el martes que el número de niños sometidos a estudios se duplicó hasta llegar a 160 a fines de julio.

Entre los cerca de 80 niños que pasaron análisis el mes pasado, en seis casos se registraron niveles de 25 a 49 microgramos por litro de sangre, umbral este último a partir del cual las autoridades sanitarias francesas instan a efectuar monitoreos.

Un niño tenía más de 50 microgramos, lo que demuestra saturnismo, pero las autoridades dijeron que era posible que las causas fuesen otras ya que su hermana también fue sometida a análisis y solo registró 25 microgramos.