AFP . 8 agosto

Madrid. Cinco franceses de entre 18 y 19 años fueron acusados el jueves por abuso sexual en Benidorm, una turística localidad del este de España, después de que una noruega de 20 años los acusara de violación en grupo.

Guardias civiles acompañaron a los sospechosos hasta el apartamento en la localidad de Benidorm. Foto: El País España
Guardias civiles acompañaron a los sospechosos hasta el apartamento en la localidad de Benidorm. Foto: El País España

Tras prestar declaración ante un juez de instrucción, tres de ellos fueron puestos en detención provisional, informaron fuentes judiciales, en tanto que los otros dos quedaron en libertad.

Los cinco habían sido detenidos el miércoles al amanecer en un apartamento turístico de Benidorm en el que pasaban las vacaciones, y tenían previsto regresar a Francia un día después, indicó la Guardia Civil en un comunicado.

La alerta la dio poco antes de las 2 a.m. el centro de salud al que acudió la joven que los acusa de violación, junto con una amiga.

La noruega contó a los investigadores que contactó con los jóvenes franceses a través de una red social y que después quedó con ellos acompañada de su amiga. Más tarde, todos fueron a la vivienda en la que los jóvenes pasaban las vacaciones.

Una de las noruegas se fue del apartamento durante la noche, en tanto que su amiga se quedó sola con los cinco hombres, que después la habrían violado, según denuncia.

Las dos jóvenes mujeres pudieron proporcionar datos sobre la identidad de los cinco franceses gracias a sus perfiles en redes sociales.

El abogado francés de uno de ellos, Frédéric David, señaló que su cliente reconoció haber mantenido “una relación sexual” con la denunciante, pero aseguró que fue “consentida y no en grupo”.

“Los hechos ocurrieron en un contexto muy alcoholizado por ambas partes”, añadió David, haciendo referencia también al “contexto particular de Benidorm”, un lugar “de fiesta para los jóvenes”, y al “carácter muy explícito de la aplicación de citas, Tinder”, a través de la cual se conocieron.

En la operación, que permitió localizar y detener a los cinco franceses “en menos de tres horas”, según la Guardia Civil, participó también un gendarme francés, en el marco de un programa de colaboración veraniega.