AFP. 27 noviembre, 2019
Los refugiados sirios Ibrahim Bitar (fondo, con suéter rojo) y su hermana Iman Bitar (centro, de espaldas) acudieron al aeropuerto internacional Fiumicino a recibir a otros sirios, este miércoles 27 de noviembre del 2019.
Los refugiados sirios Ibrahim Bitar (fondo, con suéter rojo) y su hermana Iman Bitar (centro, de espaldas) acudieron al aeropuerto internacional Fiumicino a recibir a otros sirios, este miércoles 27 de noviembre del 2019.

Roma. “Viva Italia”, exclamaron emocionados al desembarcar en el aeropuerto de Roma 30 niños sirios, mientras los voluntarios daban la bienvenida al nuevo grupo de refugiados que llegaron gracias a los llamados corredores humanitarios.

Un total de 113 hombres, mujeres y niños sirios pudieron huir de los horrores de la guerra gracias al proyecto impulsado por organizaciones católicas, protestantes y ONG humanitarias.

Todos partieron de Líbano, de campos para refugiados, donde residían en precarias condiciones, en ocasiones sin alimentos ni cobijas y con el sueño de huir y el temor de terminar en manos de traficantes de personas.

"Estos niños solo han vivido en campos de guerra y para refugiados", comentó Marco Impagliazzo, presidente de la Comunidad Católica de Sant'Egidio, quien, junto con la Federación de Iglesias Evangélicas de Italia (FCEI) y la Iglesia Evangélica Valdese, organizaron y financiaron el traslado.

"Ahora tienen un futuro en Italia", agregó.

Desde el 2016, gracias a los corredores humanitarios, más de 3.000 sirios han llegado a Francia, Bélgica, Andorra e Italia, país que ha recibido 1.800.

Se trata de una iniciativa singular para garantizar a los refugiados un viaje seguro y el derecho a solicitar asilo.

El primer corredor humanitario se inauguró en el 2018 y desde entonces se han beneficiado eritreos, sudaneses del sur y somalíes.

Sirios que llegaron este miércoles 27 de noviembre del 2019 al aeropuerto internacional Fiumicino, en Roma, en calidad de refugiados.
Sirios que llegaron este miércoles 27 de noviembre del 2019 al aeropuerto internacional Fiumicino, en Roma, en calidad de refugiados.

A los recién llegados, los organizadores les brindan alojamiento, escuelas, clases de idiomas y acceso a los servicios sociales.

En menos de un año, la mayoría de las familias han comenzado a integrarse, según el testimonio de algunos de los voluntarios.

Rola Alattal, de 20 años, llegó a Italia hace aproximadamente un año y medio con su familia y este miércoles volvió al aeropuerto romano para recibir a su tío, Ibrahim Bitar, quien estaba radiante al pisar el Viejo Continente.

“Estaba muy mal en Siria”, contó Alattal, quien explicó que su tío tuvo que huir a Líbano por las presiones para que formara parte del Ejército sirio. Sin documentos no podía trabajar y su situación se volvió cada vez más desesperada.

Nueva vida

Otra joven recién llegada, Bushra Alkanj, de 26 años, llegó sola, sin familia, por lo que será trasladada a Padua (norte de Italia) para vivir con otras mujeres en la misma situación.

“Como todos los demás, estamos emocionados de poder formar nuestro nuevo hogar aquí”, expresó Alkanj.

La joven dejó su casa y su familia en Siria en el 2012 para vivir en Líbano, donde continuó sus estudios y se ofrecía como voluntaria para ayudar a otros sirios en el exilio.

Una siria cargaba su bebé a su llegada, este miércoles 27 de noviembre del 2019, al aeropuerto internacional Fiumicino en Roma.
Una siria cargaba su bebé a su llegada, este miércoles 27 de noviembre del 2019, al aeropuerto internacional Fiumicino en Roma.

“Pero como ocurrió a muchos compatriotas que viven en el Líbano, la situación empeoró y tuve que pedir ayuda”, contó.

“Ahora me siento segura, estoy en Italia”, dijo llena de esperanzas.

Ocho años de guerra en Siria han cobrado más de 370.000 vidas y millones de personas han tenido que huir desde que estalló la guerra en el 2011 por la brutal represión contra las protestas antigubernamentales.

La situación de los sirios sigue siendo precaria sobre todo después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, amenazó con enviar a Europa a los millones de refugiados sirios que se encuentran actualmente en territorio turco.

Ankara quiere crear una "zona de seguridad" en el noreste de Siria para trasladar a algunos de los 3,6 millones de refugiados sirios que aloja en territorio turco.

Niños sirios que arribaron este miércoles 27 de noviembre del 2019 a Roma se entretenían con burbujas en el aeropuerto internacional Fiumicino.
Niños sirios que arribaron este miércoles 27 de noviembre del 2019 a Roma se entretenían con burbujas en el aeropuerto internacional Fiumicino.

La preocupación por el futuro de los sirios reina entre los organizadores de los vuelos humanitarios ya que notan una tendencia de los gobiernos cada vez mayor a impedir el trabajo de las asociaciones humanitarias.

“La gente está cada vez más asustada, arriesgan más sus vidas. Cuando oyen que disminuyó el número de migrantes que llega a Europa, saben que es porque muchos se han ahogado”, declaró Christiane Groeben, vicepresidenta de los evangélicos FCEI.

“Ya no tenemos el derecho a salvarlos”, lamentó.