1 febrero, 2010

La Habana. AFP La Iglesia Católica advirtió que la economía cubana corre el riesgo de colapso y pidió reformas al gobierno de Raúl Castro, quien para enfrentar la crisis impulsa un plan de ajuste, sustitución de importaciones y aumento de la eficiencia y la producción.

“La situación económica de Cuba se ha tornado bastante complicada y con visos de caer en picada (...) se ve ahora enfrentada, debido a sus desequilibrios internos, y atenazada por la difícil situación mundial, a un entorno muy preocupante”, según la nueva edición de la revista Palabra Nueva de la Arquidiócesis de La Habana, encabezada por el cardenal Jaime Ortega, que se distribuyó a fines de enero.

La política del Gobierno “ha estado marcada por una falta de definición tanto de perspectiva como de medios, secuestrada por la recentralización ideológica que quiere mantener a toda costa un orden de cosas que ahoga al país”.

“Ahora, enfrentado a la severa crisis mundial, parece hacer aguas y solo tiene como arsenal de respuesta las afirmaciones utópicas y el reajuste vía reducción fuerte de gastos que puede llevar a un colapso socioeconómico”, de acuerdo con el artículo del sacerdote y economista Boris Moreno.

Tras un crecimiento económico de 1,4% en 2009, el Gobierno admitió una grave crisis de liquidez y proyectó un discreto 1,9% para 2010, con medidas de ahorro.

La revista católica sugirió al Gobierno la promoción de la pequeña y mediana empresa, seguridad para la inversión extranjera, promoción de exportaciones, unificación de la moneda, una reforma empresarial y entrada de capitales.

Etiquetado como: