Incluso Rusia, aliada del presidente Asad, se declaró ‘muy preocupado’ por ‘la amenaza creciente del terrorismo y el extremismo’ en Damasco

 18 junio, 2013
 Los líderes del G8 (en orden usual): el ruso Vladimir Putin, el británico David Cameron, el estadounidense Barack Obama y el francés Francois Hollande hoy en el podio colocado para la toma de fotografías oficiales, en el segundo día de la cumbre del G8, cerca de Enniskillen, Irlanda del Norte. | AFP
Los líderes del G8 (en orden usual): el ruso Vladimir Putin, el británico David Cameron, el estadounidense Barack Obama y el francés Francois Hollande hoy en el podio colocado para la toma de fotografías oficiales, en el segundo día de la cumbre del G8, cerca de Enniskillen, Irlanda del Norte. | AFP

Enniskillen (AFP). Los líderes de los países del G8 instaron hoy martes a la organización de una conferencia de paz sobre Siria “lo antes posible”, en el comunicado publicado al final de la cumbre de Irlanda del Norte.

Los jefes de Estado y de gobierno de las ocho grandes potencias desearon también que se pueda llegar a un acuerdo sobre un gobierno de transición sirio “formado por consentimiento mutuo”, y dijeron que el ejército y los servicios de seguridad “deben ser preservados y restaurados” en una futura configuración.

El G8, incluyendo a Rusia, aliada clave del presidente sirio Bashar al-Asad, se declaró “muy preocupado” por “la amenaza creciente del terrorismo y el extremismo en Siria” y deploraron “la naturaleza cada vez más sectaria del conflicto” en ese país.

Las potencias mundiales instaron al régimen sirio y a la oposición a “comprometerse a destruir y expulsar de Siria a todas las organizaciones e individuos afiliados a al-Qaeda, y cualquier otro actor no estatal vinculado al terrorismo.

El primer ministro británico David Cameron, anfitrión de la reunión, consideró “impensable” que Asad pudiera desempeñar un papel en la administración transitoria en Siria, pero el comunicado del G8 no hace referencia al hombre fuerte de Siria.