AFP . 11 noviembre, 2017

La fuerzas iraquíes lanzaron este sábado una ofensiva contra la última zona de resistencia de Estado Islámico en Irak, situada en el desierto occidental, fronterizo con Siria, conquistando así numerosas localidades, indicó el general Abdelamir Yarallah, a cargo de la operación.

Tras la ofensiva, las fuerzas iraquíes buscan la tumba donde estarían enterradas algunas de las víctimas de Estado Islámico. AFP
Tras la ofensiva, las fuerzas iraquíes buscan la tumba donde estarían enterradas algunas de las víctimas de Estado Islámico. AFP

La localidad de Rawa y los pueblos de su alrededor, en el valle del Éufrates fueron rodeadas por las fuerzas iraquíes y las milicias, luego de retomar la semana pasada Al Qaim, en la frontera con Siria.

Pero el sábado, las tropas gubernamentales, apoyadas por combatientes tribales, “lanzaron una amplia ofensiva para liberar Rummana y el distrito de Rawa”, dijo Yarallah, en un comunicado.

Rummana es una localidad cercana a Al Qaïm, bastión del EI, retomada el 3 de noviembre pasado por las tropas iraquíes, y Rawa es la última ciudad en manos de los yihadistas del Estado Islámico.

Yarallah añadió luego que había “retomado Rummana y su puente sobre el Eufrates”, así como otras 10 localidades.

Varios oficiales indicaron a la AFP en Rummana que las fuerzas iraquíes habían logrado impedir al menos dos ataques con coche bomba de Estado Islámico. “Las tropas continúan su avance”, dijo Yarallah.

Zonas controladas

El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, dijo el sábado que la operación buscaba también “limpiar zonas del desierto” del oeste de Irak.

Rawa es la última ciudad que aún controlan los yihadistas, además de Albu Kamal, cruzando la frontera en el lado sirio, en donde lanzaron el jueves una contraofensiva contra las tropas de Damasco.

El ejército sirio declaró por su parte la victoria en Albu Kamal, pero combatientes de EI regresaron del desierto hacia el norte en donde aún controlan una franja de territorio entre las zonas controladas por las tropas de Damasco y las kurdas y árabes respaldadas por Estados Unidos.

Por otra parte, las autoridades iraquíes anunciaron el hallazgo de varias fosas comunes con “al menos 400 cuerpos” cerca de Hawija (norte), bastión yihadista reconquistado a principios de octubre. Fueron descubiertos “en la base militar Al Bakara”, situada a 3 km al suroeste de Hawija que EI “convirtió en un lugar de ejecuciones”, afirmó Rakan Said.