18 septiembre, 2011

Lima. AFP. Una ola de llamadas anónimas de falsas alertas de bomba, que la Policía tilda de “terrorismo blanco”, causa inquietud en Perú en la semana en que se cumplen 19 años de la captura del líder histórico de la guerrilla Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, preso de por vida en una base naval de Lima.

Las alertas sumaron 10 entre lunes y ayer, movilizando a decenas de policías en cada acción, creando luego ansiedad en la gente, cierre de calles y comercios, evacuación de locales y congestión vehicular.

Lima y Cusco, antigua capital del imperio inca e imán turístico del país, han sido las más afectadas con las amenazas todas ellas anónimas y hechas desde teléfonos públicos, según la Policía.

El presidente del Congreso, Daniel Abugattás, reclamó el viernes mano dura contra los responsables de las falsas alarmas.

Según Abugattás, la inusual alerta de bombas, que no se registraba desde hace dos décadas cuando Perú vivió una guerra contra Sendero Luminoso, perjudica además la imagen del país y la producción de la industria local.

La Policía ha ligado tácitamente las amenazas con Sendero Luminoso debido a que estas se iniciaron el lunes en Lima, cuando se cumplieron 19 años de la captura de Guzmán, hoy de 76 años y condenado a perpetuidad.