AFP . 23 febrero
s habitual que en el intento los migrantes sufran serios cortes en manos, brazos y piernas a causa de las concertinas, esas cuchillas afiladas con que cuentan los rollos de alambre que coronan las vallas de Ceuta y Melilla.
s habitual que en el intento los migrantes sufran serios cortes en manos, brazos y piernas a causa de las concertinas, esas cuchillas afiladas con que cuentan los rollos de alambre que coronan las vallas de Ceuta y Melilla.

Madrid. Confrontada a una fuerte presión migratoria, España aumentará la altura de la doble valla fronteriza que separa de Marruecos su enclave norteafricano de Ceuta, y sustituirá las cuchillas cortantes por otro material “no cruento”, anunció este sábado el ministerio del Interior.

En los últimos años se produjeron numerosos asaltos a la valla por parte de migrantes africanos deseosos de entrar en el enclave, que junto con Melilla es la única frontera terrestre entre África y la Unión Europea (UE).

Algunos de ellos fueron violentos, como los ocurridos en julio y agosto del año pasado, cuando los migrantes entraron en Ceuta lanzando cal viva y excrementos a los agentes policiales, dejando a varios de ellos heridos.

Al mismo tiempo, es habitual que en el intento los migrantes sufran serios cortes en manos, brazos y piernas a causa de las concertinas, esas cuchillas afiladas con que cuentan los rollos de alambre que coronan las vallas de Ceuta y Melilla.

Las asociaciones de defensa de los derechos humanos han pedido por ello su retirada, de forma insistente.

Este sábado, al visitar Ceuta, el ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska anunció pues que en este enclave "se incrementará la altura del vallado en un 30%, alcanzando los 10 metros, en aquellas zonas por las que se han producido más entradas", según un comunicado de Interior.

Al mismo tiempo, y cumpliendo con un compromiso anunciado el pasado junio, "se sustituirán todas las concertinas [en Ceuta] por un elemento que coronará el perímetro fronterizo y que garantizará la seguridad de forma no cruenta en todo el vallado", añadió el comunicado sin más detalles.

Las obras de refuerzo de la seguridad en la doble valla ceutí "comenzarán dentro de aproximadamente un mes y medio", puntualizó Interior.

Según el ministro, el objetivo es “tener una frontera más segura, más moderna y con medios tecnológicos más avanzados”, lo que incluirá la instalación de un sistema de reconocimiento facial en los pasos fronterizos y la mejora de los sistemas de circuito cerrado de televisión (CCTV)

Según datos del ministerio español de Interior, 726 migrantes irregulares llegaron por tierra a Ceuta y Melilla entre el 1°. de enero y el 13 de febrero, un 28% menos que hace un año.

En el mismo período otros 4.889 llegaron en precarias embarcaciones a las costas de España, principal vía de entrada de migrantes irregulares por mar en la UE.