El Mundo

Dura dirigente a la sombra de su padrino

Río de Janeiro. EFE. Dilma Vana Rousseff, política de corte administrativo definida por la seriedad, su rigor en los despachos y su falta de empatía, roza el triunfo electoral en Brasil gracias al magnetismo de su padrino, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

El duro carácter de la candidata oficialista, labrado en cárceles donde pasó tres años y fue torturada por integrar varios grupos guerrilleros en la dictadura militar (1964-1985), fue compensado en gran medida por la cálida intervención de Lula en campaña.

El carismático líder ha sido clave para impulsar a Rousseff, de 62 años, cuyos titubeos en los atriles han expuesto su inexperiencia en las lides electorales.

Para estos comicios, Rousseff, nacida el 14 de diciembre de 1947 en Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais, se empeñó en borrar su imagen adusta y antipática para forjar una cara más amable, con la que ha procurado movilizar el voto femenino.

Divorciada hace diez años, ha explotado su condición de madre y de abuela (su primer nieto nació en campaña) e incluso utiliza la palabra “presidenta”, que en portugués no existe, para así remarcar el tema de género.

El cambio de imagen de Rousseff no solo ha sido dialéctico, sino una metamorfosis de su apariencia, antes con aires de improvisación y a veces desaliñada y, hoy con afán de relucir jovialidad y modernidad al cambiar sus habituales blusas holgadas y floridas por trajes de corte elegante.

El cambio reciente contrasta con su etapa revolucionaria cuando guió grupos armados que integró en su juventud.

La Dilma guerrillera es la etapa más opaca de su biografía y que genera más duda pues no hay claridad de si fue apenas una agitadora o si participó activamente en atracos, secuestros y delitos de sangre, como dicen sus rivales.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.