Ciudadanos españoles perteneccen a un comando al que se le imputan 18 asesinatos

 17 febrero, 2014

México

Los etarras Juan Jesús Narváez Goñi, alias
Los etarras Juan Jesús Narváez Goñi, alias "pajas", y a Iziar Alberdi Uranga, alias "María", quienes son miembros de la banda terrorista ETA reclamados por la Justicia con mayor número de asesinatos cometidos, fueron detenidos por la Policía Nacional y las autoridades mexicanas

La policía mexicana detuvo este domingo a dos miembros de la organización separatista vasca armada ETA, pertenecientes a un comando al que se le imputan 18 asesinatos, que ya fueron repatriados a España en un vuelo comercial, informó el gobierno de México.

El ejecutivo español había identificado más temprano a los etarras arrestados como Juan Jesús Narváez Goñi e Itziar Alberdi, en paradero desconocido desde hacía 22 años.

"Los dos ciudadanos españoles permanecían en el país con identificaciones falsas", señaló en un breve comunicado la secretaría de Gobernación (Interior), que no se refirió a ellos como miembros de ETA.

El gobierno mexicano informó la noche del domingo que ambos "fueron repatriados a su país natal en un vuelo comercial" y detalló que fueron descubiertos en un procedimiento de control y verificación del Instituto Nacional de Migración en Puerto Vallarta, un enclave turístico sobre el Pacífico mexicano.

Narváez Goñi y Alberdi pasaron a integrar en 1990 el "comando de liberados Ekaitz", liderado por José Luis Urrosolo Sistiaga, que contaba con infraestructura logística en Barcelona, Tarragona, Zaragoza y Valencia.

Este grupo armado tenía instrucciones de realizar atentados en la costa mediterránea española para boicotear los Juegos Olímpicos de Barcelona-1992.

Hasta su desarticulación el 21 de marzo de 1992, y en el breve espacio de un año, este comando realizó numerosos atentados con explosivos y armas de fuego, con el trágico resultado de 18 muertos y numerosos heridos graves.

Narváez Goñi y Alberdi eran los miembros de ETA con mayor número de asesinatos cometidos que aún permanecían sin detener.

Etiquetado como: