21 agosto, 2000

El Gobierno, la oposición y la sociedad civil de Perú iniciarán hoy, lunes, por iniciativa de la OEA, un primer diálogo directo para democratizar el país tras la crisis desatada por los polémicos comicios presidenciales del pasado mayo.

El diálogo democratizador, como se le ha llamado, estará encabezado por el excanciller dominicano Eduardo Latorre, quien llegó ayer a Lima para asumir sus funciones como secretario permanente de la misión de alto nivel de la OEA que visitó el país en junio.

Tanto el Gobierno como la oposición se han declarado dispuestos a conversar para acordar la agenda y la metodología de trabajo que permita la aplicación de las 29 propuestas democratizadoras hechas por la misión que encabezaron el secretario general del organismo hemisférico, César Gaviria, y el canciller de Canadá, Lloyd Axworthy, en junio.

La Organización de Estados Americanos (OEA) propuso en esa lista la implementación de posibles reformas en los sistemas judicial y electoral, en el tema de libertad de expresión, control civil sobre los aparatos de inteligencia estatal y sobre las Fuerzas Armadas.

El diálogo también comprenderá otros aspectos como equilibrio de poderes, fiscalización, fortalecimiento del Estado de derecho, un plan nacional para la protección de los derechos humanos y el estudio del posible retorno de Perú de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Las eventuales reformas planteadas por la OEA apuntan a buscar una salida a la crisis institucional que afronta el país tras la cuestionada segunda reelección del presidente Alberto Fujimori, quien acudió en solitario a las urnas tras recibir acusaciones de fraude electoral.