Adversarios alegan que presidente no cuenta con bases serias para acuerdo

 8 diciembre, 2012
 Los grupos volvieron a reunirse ayer frente al palacio, en El Cairo. | EFE
Los grupos volvieron a reunirse ayer frente al palacio, en El Cairo. | EFE

El Cairo afp. El rechazo de la oposición de participar en el diálogo propuesto por el presidente Mohamed Mursi, agravó ayer la situación política en Egipto donde miles de personas se manifestaron de nuevo contra el mandatario islamista.

Los opositores se reunieron en El Cairo e iniciaron la marcha hacia el palacio presidencial, epicentro de las tensiones registradas en los últimos días.

La jornada de protesta de ayer la bautizaron como “Viernes de la tarjeta roja”.

“¡Ni decreto ni Constitución, todo el régimen tiene que irse!”, gritaron algunos manifestantes, en alusión a los poderes excepcionales que se otorgó el presidente, y al referendo previsto para el 15 de diciembre sobre un controvertido proyecto de Constitución.

“¡El pueblo quiere que caiga el régimen! ¡Fuera!”, gritaban otros.

También hubo protestas hostiles en la plaza Tahrir (localizada en el centro de El Cairo), en Hurghada, sobre el mar Rojo, y en el sur de Kena. En Alejandría, hubo dos manifestaciones entre rivales.

Se niegan. La crisis política divide al país desde el anuncio del decreto sobre los poderes presidenciales, el 22 de noviembre, y originó enfrentamientos delante del palacio que dejaron siete muertos y cientos de heridos el miércoles por la noche.

Un día después, Mursi defendió sus nuevas prerrogativas y el proyecto de Constitución, e invitó a la oposición al diálogo.

“Respetamos la libertad de expresión pacífica, pero no dejaremos a nadie participar en asesinatos y actos de sabotaje”, exclamó el mandatario.

Casi de inmediato, el Frente de Salvación Nacional (FSN), principal aliado de la oposición, indicó su rechazo a participar.

“La propuesta de Mursi no brinda las bases para un diálogo verdadero y serio”, exteriorizó el FSN.

La oposición se comprometió a seguir utilizando todos los medios legítimos para proteger sus derechos y libertades y, entonces, “volver a poner a la revolución en el buen camino”.

Etiquetado como: