AFP. 22 julio
Un avión cisterna arrojaba agua sobre las llamas en el pueblo de Chaveira, centro de Portugal, este lunes 22 de julio del 2019.
Un avión cisterna arrojaba agua sobre las llamas en el pueblo de Chaveira, centro de Portugal, este lunes 22 de julio del 2019.

Lisboa. Portugal pidió ayuda de aviones lanzadores de agua españoles para luchar contra los incendios forestales que se reanudaron el lunes por la noche, a causa de los vientos, en una región del centro del país donde el fuego mató a más de cien personas hace dos años.

El Gobierno portugués pidió ayuda a España que enviará “dos aviones anfibios pesados” esperados en la noche, anunció el Ministerio del Interior en un comunicado.

“La Unión Europea (UE) está preparada para reforzar su ayuda si es necesario”, anunció Natasha Bertaud, portavoz de la Comisión Europea.

El incendio había sido “casi controlado por completo en la mañana, pero las condiciones atmosféricas no facilitaron una consolidación de la situación”, indicó el primer ministro, Antonio Costa, a la prensa.

Los bomberos habían anunciado el lunes que habían contenido "al 90%" un incendio activo desde el sábado en el centro de Portugal, pero que temían que las llamas se reavivaran en esta región.

Siete regiones del centro y del sur del país fueron declaradas el lunes en alerta elevada por incendios.

Los incendios forestales se declararon el sábado por la tarde en tres frentes en zonas de difícil acceso de la región de Castelo Branco, a 200 kilómetros al norte de Lisboa. La madrugada del domingo, varias aldeas fueron evacuadas por precaución.

El domingo, el trabajo de los bomberos se complicó por las rachas de viento cambiantes que provocaron que las llamas renacieran varias veces, cuando inicialmente esperaban lograr contener los últimos de los tres siniestros durante el día.

Pero frente a la amplitud de los incendios, algunos habitantes se encontraron librados a sí mismos para frenar las llamas en las puertas de sus casas.

"Mi casa no ardió porque yo estaba allí, si no se hubiera hecho humo", contó a la AFP Adriano Dias da Silva, un habitante de Roda, un pueblo de unas cien personas, que luchó contra el fuego con mangueras para regar.

El objetivo el lunes es "reducir la reactivación de los incendios", subrayó el portavoz de la protección civil.

Los bomberos intentaban extinguir las llamas en el poblado de Chaveira, centro de Portugal, este lunes 22 de julio del 2019.
Los bomberos intentaban extinguir las llamas en el poblado de Chaveira, centro de Portugal, este lunes 22 de julio del 2019.

Los fuegos dejaron hasta el momento 31 afectados (heridos, quemados o intoxicados por humo), entre ellos ocho bomberos.

El presidente, Marcelo Rebelo de Sousa, quien visitó a un herido grave que había sido trasladado a un hospital de Lisboa, expresó “su solidaridad” con los bomberos y la población afectada.

“Desgraciadamente el terror volvió (...). ¡Estamos hartos!”, manifestó Ricardo Aires, alcalde de Vila de Rei, uno de los pueblos perjudicados por los incendios.

La Policía Judicial abrió una investigación para determinar las circunstancias de estos incendios forestales. “¿Cómo puede ser que cinco incendios de dimensiones significativas hayan empezado en lugares tan cercanos?”, se preguntó el ministro del Interior, Eduardo Cabrita.

Un presunto responsable, un hombre de 55 años, fue detenido el domingo, anunció la Policía Judicial. Es sospechoso de haber iniciado el fuego cerca de Castelo Branco, aunque visiblemente no está vinculado con los grandes incendios que se declararon el sábado.

El portavoz de protección civil llamó este lunes por la tarde a los habitantes de las regiones afectadas a "permanecer vigilantes" y seguir "las indicaciones brindadas por las fuerzas de seguridad".

Portugal vive bajo el recuerdo de los pavorosos incendios de junio y octubre de 2017 en el centro del país, que causaron la muerte de 114 personas.

Según un estudio del sistema europeo de información sobre los incendios forestales publicado en mayo, más de 250.000 hectáreas de bosque fueron víctimas de incendios en toda Europa entre enero y abril del 2019.