Hace 3 días
Imagen aérea del 4 de setiembre en la isla de Ábaco, al norte de Bahamas. Foto: Andrew West/The News-Press vía AP.
Imagen aérea del 4 de setiembre en la isla de Ábaco, al norte de Bahamas. Foto: Andrew West/The News-Press vía AP.

Una nueva tormenta amenaza con golpear el viernes Bahamas, donde aún hay 1.300 desaparecidos tras el paso del huracán Dorian, hace diez días.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por sus siglas en inglés) ha informado que hay una alta probabilidad de que emita una alerta por tormenta tropical que afectaría con vientos fuertes y lluvias torrenciales el centro y el noroeste de Bahamas y Florida el viernes y el sábado.

La depresión, situada el viernes a 380 km al sureste de las Islas Ábacos, tiene una probabilidad del 80% de convertirse en tormenta tropical en las próximas 48 horas, indicó el NHC.

En el noroeste del archipiélago caribeño, devastado por el paso del huracán de categoría 5 Dorian, las autoridades buscaban el jueves a 1.300 personas, según los servicios de emergencia. El día anterior la cifra de desaparecidos era de 2.500.

Esta bajada drástica se debe a que se han cotejado la lista de personas reportadas como desaparecidas por sus familiares y la de víctimas alojadas en centros de emergencia, dijo el portavoz de la agencia de emergencia de Bahamas.

La cifra oficial de muertos permanece en 50, declaró el jefe de la policía del archipiélago, Anthony Ferguson.

De todas maneras, el número de fallecidos debe aumentar, advirtió Ferguson, que pidió paciencia a la población ante la lentitud con la que avanzan las tareas de búsqueda.

"Según la información que he recibido y mi experiencia, hay cientos de muertos", dijo el miércoles el ex primer ministro bahameño Hubert Ingraham al diario local Nassau Guardian.

Unas 2.000 personas seguían alojadas en centros de acogida en la Isla Nueva Providencia y otras 150 en Gran Bahama. El flujo de evacuados de Ábaco se ha acabado, informó el portavoz de los servicios de emergencia.

El portavoz también señaló que las deportaciones de inmigrantes ilegales víctimas del huracán, la gran mayoría haitianos, habían sido suspendidas.

ONU insta a luchar contra el cambio climático

Se espera que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, visite Bahamas el viernes y sábado para mostrar la "profunda solidaridad" de la organización internacional con las víctimas del "terrible huracán".

Es necesario que la comunidad internacional "aumente el apoyo para el pueblo de las Bahamas y su gobierno", dijo Guterres.

El jefe de la ONU instó a los líderes mundiales a ser más ambiciosos en la lucha contra el cambio climático, y puso como ejemplos la devastación de Bahamas, las inundaciones en Mozambique, la desertificación en el Sahel, los incendios en la Amazonía, el derretimiento del hielo en el Ártico y la destrucción de los corales.

"Todo esto confirma lo que todos venimos diciendo recientemente: el cambio climático es más rápido que nosotros y debemos adoptar un enfoque mucho más ambicioso" para superar este fenómeno, dijo.

Durante su visita a Bahamas, el secretario general se reunirá con el primer ministro Hubert Minnis y otros funcionarios en Nassau.También visitará a víctimas del huracán y a equipos humanitarios que los ayudan, informó la ONU en un comunicado.

El consulado de Bahamas en Washington y varias organizaciones humanitarias han pedido generosidad en la ayuda a las víctimas, y solicitaron que esta sea a través de donaciones financieras a cuentas bancarias especialmente abiertas por el gobierno de las Bahamas o a organizaciones serias, en lugar de donaciones en especie que no necesariamente se corresponden con las necesidades de los afectados.