afp. 4 mayo
Lava fluye sobre Mohala Street en el área de Leilani Estates cerca de Pahoa en la Isla Grande de Hawái el viernes, 4 de mayo. Casi 1.500 personas han huido de sus hogares después de que el volcán Kilauea envió lava fundida por las calles pavimentadas.
Lava fluye sobre Mohala Street en el área de Leilani Estates cerca de Pahoa en la Isla Grande de Hawái el viernes, 4 de mayo. Casi 1.500 personas han huido de sus hogares después de que el volcán Kilauea envió lava fundida por las calles pavimentadas.

Los Ángeles. Un sismo de 6,9 de magnitud golpeó este viernes al archipiélago de Hawái, en el mismo lugar donde en la víspera se registró una erupción volcánica, informó la agencia estadounidense de geología y sismología (USGS).

Según el reporte del USGS, el sismo se produjo "casi exactamente en el mismo lugar que el mortal terremoto de 1975, que tuvo una magnitud de 7,1" y dejó un saldo de dos muertos y 28 heridos en la isla de Hawái, la más grande del archipiélago situado en el Pacífico.

Un sismo de magnitud 5,7 se había detectado más temprano el viernes y las autoridades advirtieron que esta actividad sísmica, que desencadenó la erupción del volcán Kilauea, uno de los cinco volcanes en actividad en la isla, podría continuar.

El gobernador de Hawái, David Ige, decretó el estado de emergencia para poder desbloquear mayor ayuda y contar con fondos suplementarios para enfrentar la situación.

Aunque no se han reportado muertos ni heridos, las erupciones registradas este viernes dañaron dos casas, según el alcalde del condado de Hawái, Harry Kim.

Mientras unos 700 edificios y 1.700 personas están sujetos a evacuaciones obligatorias. Los residentes evacuados son albergados en centros comunitarios hasta que pase el peligro causado por el Kilauea, uno de los volcanes más activos del mundo.

Imágenes de televisión mostraron corrientes de lava que serpenteaban a través de los bosques, en tanto la agencia de Protección Civil del archipiélago informó de “emisiones de vapor y lava de una grieta en la subdivisión Leilani en el área de Mohala Street” seguidas de explosiones.

El gobernador movilizó a las tropas de la Guardia Nacional en el archipiélago y pidió a los habitantes que presten atención a las advertencias de la Defensa Civil.

"Por favor estén alertas y preparados para mantener a salvo a sus familias", escribió Ige en su cuenta de Twitter.

Autoridades del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), de la unidad del observatorio vulcanológico, vigilaban y evaluaban por medios terrestres y aéreos la magnitud de la erupción, que comenzó el jueves alrededor de las 16H45 locales (00H45 GMT) luego de docenas de temblores que se registraron en los últimos días.

Un funcionario añadió que en la zona habitan unas 10.000 personas.

A las 10:30 a.m. se registró un terremoto de magnitud 5 al sur del cono volcánico Puu Oo que generó desprendimientos y el potencial derrumbe dentro del cráter del volcán, según el USGC.

Fue el más importante de un centenar de sismos a veces menores, de magnitud 2, registrados desde el lunes.

Un gran penacho de cenizas color rosado se elevó sobre la zona y las autoridades advirtieron de una subsecuente "inundación de lava", incendios, humo y nuevos sismos.

El USGS elevó el nivel de alerta sobre el volcán de vigilancia a advertencia, informando de que se detectaron "nuevas grandes grietas" en las laderas del coloso.

Las autoridades indicaron que el peligro vinculado a las erupciones en curso incluye además "potenciales concentraciones de gas de dióxido de azufre" en la zona, así como explosiones de metano que podrían propulsar grandes rocas y desechos en áreas adyacentes.

"Vapor caliente blanco y humo azul emanaron de una área de ruptura en la parte este de la subdivisión", escribió la agencia.

El servicio geológico puso énfasis en precisar que en estas etapas tempranas de las erupciones por fisuras son "dinámicas" y que pueden producirse "grietas adicionales y nuevas emanaciones de lava".

Los recurrentes sismos pusieron a prueba los nervios de los residentes de la isla. "Esto nos despierta", declaró Carol Shepard a la cadena local KHON. "Es como si toda la casa temblara".

Usando un dron, otro residente, Jeremiah Osuna, tomó imágenes de video de la columna de lava roja, que caracterizó como “una cortina de fuego”.

"Me inquieté bastante y me di cuenta hasta qué punto (...) es peligroso vivir” cerca del volcán, admitió.

Los científicos observan esta “intrusión de magma” en la zona desde el lunes, por lo que anticipaban una posible erupción, explicó Janet Babb, geóloga del Observatorio volcanológico de Hawái. Probablemente se produzcan otras erupciones, advirtió.

Hawái, con frecuencia llamada la Gran Isla, es la mayor de las ocho principales que componen este Estado estadounidense del Pacífico, un archipiélago de 137 islas.