14 septiembre
Mos Antenor operaba un bulldozer mientras limpiaba una carretera en Mclean's Town, isla de Gran Bahama, el viernes 13 de setiembre del 2019.
Mos Antenor operaba un bulldozer mientras limpiaba una carretera en Mclean's Town, isla de Gran Bahama, el viernes 13 de setiembre del 2019.

Freeport. Los habitantes del norte de Bahamas se encontraban el sábado bajo la amenaza de la tormenta tropical Humberto, menos de dos semanas después que el huracán Dorian causó daños que “horrorizaron” al secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, de visita en el archipiélago.

Tras permanecer varias horas prácticamente estacionado, “Humberto comenzó a desplazarse” a una velocidad de 11 km/h, anunció el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos en su boletín meteorológico de las 18 GMT (mediodía en Costa Rica).

El temporal se situaba a 65 km de Ábaco, que hace dos semanas fue devastada por Dorian con saldo de 52 muertos, según un balance provisional.

“Humberto aportará probablemente vientos de fuerza tropical y fuertes lluvias a parte del norte de Bahamas”, advirtió más temprano el NHC, que llamó a la población a “seguir las recomendaciones de las autoridades locales”.

Estas instaron a los residentes de Gran Bahama, cuyas viviendas fueron dañadas por Dorian, a acudir a refugios de emergencia. “No asuman ningún riesgo. Los suelos están saturados y podrían producirse rápidamente inundaciones”, dijeron.

Un bahameño hurgaba entre los escombros de su casa arrasada por el huracán Dorian en Rocky Creek East, Gran Bahama.
Un bahameño hurgaba entre los escombros de su casa arrasada por el huracán Dorian en Rocky Creek East, Gran Bahama.

Con vientos de 85 km/hora y lluvias que podrían llegar a 150 mm (litros) por metro cuadrado, esta tormenta parece ser menos peligrosa que Dorian, cuyos vientos alcanzaron los 295 km/h, pero podría acabar derribando por completo viviendas y edificios ya debilitados y complicar la distribución de la ayuda.

Humberto debería comenzar a alejarse de las Bahamas hacia la tarde, remontando hacia el noroeste. El domingo podría convertirse en huracán, pero ya lejos del archipiélago y de las costas estadounidenses, según el NHC.

‘Categoría infierno’

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, quien se encuentra en el archipiélago, dio cuenta en Twitter de los daños visibles en la isla. “Estoy horrorizado por la devastación”, escribió el sábado en la red social.

"El huracán Dorian no fue de categoría 5 sino de categoría infierno", agregó. "Es tiempo de despertarse y de tomar medidas urgentes sobre el clima".

La sucesión de fenómenos climáticos extremos en las Bahamas es consecuencia del calentamiento climático, había estimado Guterres en un discurso pronunciado en la noche del viernes.

"En nuestra nueva era de crisis climática, los huracanes y las tormentas se ven sobrealimentados", dijo. "Tienen lugar con una intensidad y una frecuencia más importantes, resultado directo del calentamiento de los océanos".

El jefe de la ONU subrayó que los países más afectados son aquellos que emiten menos gases de efecto invernadero. "Las Bahamas son un muy buen ejemplo", destacó, convocando a la comunidad internacional a desplegar una "acción urgente".

“Llamo a todos los dirigentes a venir a la cumbre sobre el clima de la semana próxima en Nueva York con propuestas, no solo con discursos”, proclamó.

Synobia Reckley con el vestido que una sobrina usó como niña de las flores en su boda, mientras revisa objetos de valor en los escombros de su casa destruida, hace una semana, por el huracán Dorian en Rocky Creek East, Gran Bahama.
Synobia Reckley con el vestido que una sobrina usó como niña de las flores en su boda, mientras revisa objetos de valor en los escombros de su casa destruida, hace una semana, por el huracán Dorian en Rocky Creek East, Gran Bahama.

La ayuda continúa llegando a las Bahamas, fundamentalmente a Ábaco y Gran Bahama, pero los daños son enormes y el pasaje de Humberto podría perturbar su distribución.

“El mal tiempo retrasará las operaciones logísticas”, en momentos en que en Ábaco “hay una gran necesidad de combustible y de agua”, alertó el portavoz de la Agencia de Situaciones de Urgencia de Bahamas (Nema), Carl Smith.

El Programa Mundial de Alimentos, parte de la ayuda internacional, suspendió sus vuelos hacia Marsh Harbour, la ciudad principal de Ábaco, debido a la tormenta, indicó Hervé Verhoosel, un vocero del organismo.

Más de 2.000 habitantes de Ábaco y de Gran Bahama permanecen en refugios y las autoridades siguen intentando localizar a 1.300 desaparecidos, precisó Smith.

El balance oficial del huracán Dorian debería aumentar a medida que identifiquen los cuerpos aparecidos en las operaciones de búsqueda, señalaron las autoridades.

Los equipos internacionales de rescate “enfrentan desafíos logísticos sin precedentes”, en zonas de difícil acceso y ante el número considerable de personas desplazadas, subrayó la Agencia Federal de Situaciones de Emergencia de Estados Unidos.