AFP . 22 enero
Policías y miembros de seguridad caminan en un puente caído en Malgrat de Mar, cerca de Girona, el 22 de enero de 2020, mientras la tormenta Gloria azota la costa oriental española. (Photo by Josep LAGO / AFP)
Policías y miembros de seguridad caminan en un puente caído en Malgrat de Mar, cerca de Girona, el 22 de enero de 2020, mientras la tormenta Gloria azota la costa oriental española. (Photo by Josep LAGO / AFP)

Al menos seis muertos y cuatro desaparecidos es el balance provisional este miércoles de la borrasca Gloria en el este de España, un inusual temporal de precipitaciones, viento y oleaje que ha causado numerosos destrozos en el litoral mediterráneo.

Las dos últimas víctimas se produjeron en Almería (Andalucía, sureste). El primero fue un agricultor de 77 años que este miércoles murió aplastado al colapsar su invernadero por una granizada, señaló la policía local del pueblo de Níjar.

El gobierno regional andaluz informó de la muerte de una segunda persona que, según la prensa local, se trata de un indigente fallecido el lunes por hipotermia.

La Guardia Civil de Alicante (sureste) había anunciado previamente el hallazgo del cadáver de un hombre de 67 años cuyo coche había sido arrastrado el lunes por una riada, informó una portavoz del cuerpo.

Además, en la misma provincia, una mujer falleció atrapada por el derrumbe de su inmueble. Las causas del suceso todavía no están dilucidadas pero "es un edificio muy antiguo y puede tener relación con las lluvias", señaló una portavoz policial.

Desde el domingo, el este de España se ha visto azotado por este temporal, con abundantes precipitaciones de agua y nieve, rachas de viento de más de 100 kilómetros por hora y olas por encima de diez metros.

Las tres primeras víctimas se registraron entre el domingo y el lunes: dos a causa de hipotermia y otra al ser golpeado por unas tejas que habían cedido a causa de la nieve.

El balance podría ampliarse dado que hay cuatro personas desaparecidas, informaron las autoridades de emergencias locales.

Los más recientes son una persona que intentaba amarrar un barco en el puerto de Palamós (Cataluña, noreste), un británico de 25 años cuyo rastro se perdió en una cala al norte de Ibiza (Baleares, este) y otro hombre de 41 años que salió a pasear por esa misma zona.

Una casa inundada se observa en Malgrat de Mar, cerca de Girona, el 22 de enero de 2020, mientras la tormenta Gloria azota la costa oriental española. Una tormenta de invierno que mató a tres personas azotó gran parte del este de España, cortando el suministro eléctrico, forzando el cierre de escuelas y cortando los enlaces de carreteras y ferrocarriles.(Photo by Josep LAGO / AFP)
Una casa inundada se observa en Malgrat de Mar, cerca de Girona, el 22 de enero de 2020, mientras la tormenta Gloria azota la costa oriental española. Una tormenta de invierno que mató a tres personas azotó gran parte del este de España, cortando el suministro eléctrico, forzando el cierre de escuelas y cortando los enlaces de carreteras y ferrocarriles.(Photo by Josep LAGO / AFP)

Los tres desaparecieron el martes, cuando se registraron olas de hasta 13,68 metros de altura en Cataluña y 14,77 metros en Baleares, un récord en este turístico archipiélago, según Puertos del Estado.

Además, desde el lunes, se busca a un español de 27 años que descendìa con sogas por un barranco en la isla de Mallorca.

El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, visitará el jueves las zonas más afectadas en Cataluña y Baleares, anunció la Moncloa.

Un parque natural inundado

La borrasca Gloria, provocada por el choque de una depresión en el Mediterráneo con un anticiclón situado en las islas británicas, deja desde el domingo abundantes precipitaciones y fuertes vientos en el este de España.

Un virulento temporal de mar inusual en el mediterráneo español arrasó playas y paseos marítimos y causó numerosos desperfectos en las poblaciones costeras.

Una de las zonas más afectadas fue el delta del Ebro, un importante parque natural al sur de Cataluña con una rica biodiversidad y numerosos cultivos de arroz.

El mar entró tres kilómetros tierra adentro en esta zona, según el servicio europeo Copernicus, que difundió imágenes de satélite donde se ve casi toda la superficie del delta desaparecida bajo el agua.

En Girona, al norte de Cataluña, las autoridades regionales ordenaron el confinamiento hasta nueva orden de la población en 26 municipios por el peligro de desborde de ríos, al tiempo que pidieron a los vecinos en plantas bajas subir a plamtas más altas.

Según la agencia meteorológica española AEMET, el temporal empezaba a amainar este miércoles, si bien mantiene la alerta amarilla y naranja en las regiones de Cataluña y Baleares.

Aunque las tormentas esporádicas son una característica habitual del clima mediterráneo, España se ha visto sorprendida recientemente por excepcionales episodios de lluvias torrenciales.

En septiembre de 2019, siete personas murieron por unas riadas en el sureste del país y en 2018 fueron 13 las víctimas de un temporal en la isla de Mallorca.

Según un estudio publicado en octubre de la MedECC, una red de más de 600 científicos en la región mediterránea, “los episodios de fuertes lluvias pueden intensificarse entre 10-20%” debido al cambio climático.