AFP y AP. 4 noviembre
Así se veía una calle de Nueva Delhi, este lunes 4 de noviembre del 2019. Foto: AFP
Así se veía una calle de Nueva Delhi, este lunes 4 de noviembre del 2019. Foto: AFP

Nueva Delhi. Los 20 millones de habitantes de Nueva Delhi seguían tosiendo y frotándose los ojos este lunes por el esmog, una emergencia de salud pública que obligó a cerrar escuelas, a frenar la circulación de automóviles y a paralizar las obras.

Una neblina contaminante envuelve Nueva Delhi cada invierno, debido a los gases de los vehículos, las emisiones industriales y el humo de la quema agrícola en los estados aledaños.

Sin embargo, la crisis actual se ha convertido en la peor en tres años, y el ministro principal de Nueva Delhi, Arvind Kejriwal, pidió medidas para combatir lo que describió como una “contaminación insoportable”.

“Hay humo por todas partes y la gente, incluidos los jóvenes, niños y ancianos, tienen dificultades para respirar”, manifestó Kejriwal en un vídeo colgado en Twitter el domingo. “Los ojos arden”, añadió.

El gobierno de Kejriwal prohibió circular a la mitad de los coches privados de la ciudad, con base en un sistema de placas de matrícula.

El ministro explicó que unas restricciones similares aplicadas en el 2016 redujeron la contaminación hasta en un 13%.

Las escuelas cerraron el viernes de la semana pasada y permanecieron cerradas este lunes; mientras, las obras de construcción están paradas en Nueva Delhi y alrededores hasta el martes.

Nueva Delhi sumergida en el esmog

Kejriwal dijo que las autoridades también distribuyeron mascarillas entre los estudiantes.

Otras partes del país se han visto afectadas por el esmog, informó el domingo la Junta Central de Control de la Contaminación.

Las autoridades llevaron una camioneta con un purificador de aire al Taj Mahal, la principal atracción turística a 250 kilómetros al sur de Delhi, por temor a que la contaminación estuviera dañando el mausoleo de mármol del siglo XVII, indicó la agencia Press Trust of India.

Contaminación política

Con elecciones en Nueva Delhi a principios del 2020, la crisis de contaminación también se ha convertido en motivo de disputas políticas, y cada parte culpa a la otra de la situación.

Kejriwal, quien comparó a Nueva Delhi con una “cámara de gas” el viernes, dijo que su ciudad había hecho su parte para frenar la contaminación y que la quema de rastrojo de trigo en granjas de fuera de la capital es responsable del esmog.

No obstante, el ministro nacional de Medio Ambiente, Prakash Javadekar, acusó a Kejriwal de politizar el tema y un parlamentario del Partido Bharatiya Janata (BJP, gobernante) calificó de “ardid” la regla de vehículos pares e impares y dijo que preveía ignorarla.

Un grupo de ecologistas escribió al primer ministro Narendra Modi el domingo instándolo a “asumir el liderazgo” para hallar una solución al problema.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 14 ciudades indias, incluida la capital, se encuentran entre las 15 más contaminadas del mundo.

El índice de calidad de aire que se leía en la embajada de Estados Unidos en Nueva Delhi para las partículas contaminantes alcanzó llegó a un nivel nueve veces mayor al recomendado por la Orgenización. En esos niveles se recomienda evitar la actividad al aire libre debido a los riesgos de salud.

Los expertos advierten que los gobernantes deben ir más allá de los remedios a corto plazo, y abordar las principales causas de contaminación para que la calidad del aire mejore a largo plazo.

Daniel Cass, vicepresidente de salud ambiental de Vital Strategies, estima que se debería imponer restricciones de emisiones a las motos, que se usan mucho en Nueva Delhi, y pidió más inversiones en transporte público.

Turistas extranjeros usaban máscaras mientras visitaban, este lunes 4 de noviembre del 2019, el mausoleo del Taj Malal, en Agra, sito a 250 kilómetros al sur de Nueva Delhi.
Turistas extranjeros usaban máscaras mientras visitaban, este lunes 4 de noviembre del 2019, el mausoleo del Taj Malal, en Agra, sito a 250 kilómetros al sur de Nueva Delhi.

Cambiar las prácticas agrícolas y las fuentes de generación de electricidad y acelerar la conversión de la calefacción doméstica de carbón al gas natural también son medidas clave en la lucha contra la contaminación, estima Cass.

El mes pasado, el gobierno anunció planes para barrer los caminos mecánicamente, plantar árboles y controlar la contaminación del aire en 12 puntos conflictivos de la ciudad.

India tiene algunas de las ciudades más contaminadas del mundo.

La canciller alemana, Ángela Merkel, de visita en Nueva Delhi el pasado fin de semana, prometió 1.000 millones de euros ($1.117 millones) a India para impulsar los transportes ecológicos en los próximos cinco años e instó al gobierno a emprender más acciones contra la contaminación.