Keyna Calderón, corresponsal GN. 19 agosto
Los niños fueron llevados a la plaza de la comunidad. Foto: Keyna Calderón, corresponsal GN
Los niños fueron llevados a la plaza de la comunidad. Foto: Keyna Calderón, corresponsal GN

Los estudiantes de preescolar de la escuela Arturo Volio, en La Lima de San Nicolás, Cartago, obtuvieron un 100 como nota en el simulacro de terremoto realizado este lunes por la mañana.

Al ser las 10 a. m. sonaron las campanas de la iglesia de la comunidad y los menores hicieron una fila india para abandonar las aulas.

Para las maestras una de las claves en el éxito del ejercicio fueron las prácticas y explicaciones previas sobre cómo actuar ante una emergencia.

"Siempre hacemos simulacros y para este teníamos un mes de estar preparándolos y explicándoles cómo actuar ante una emergencia. Les dijimos que lo primero es salvar la vida de ellos, por lo que al toque de la campana o el timbre deben hacer fila.

"Por su edad algunos no lo entienden mucho, pero lo toman bien, les hacemos saber que es algo serio”, manifestó Ana Muñoz, quien tiene a cargo 18 niños de Transición.

A unos metros, la maestra de Materno, Diana Rodríguez, contó que a diario busca las palabras más sencillas para que sus alumnos comprendan que ante una emergencia deben mantener la calma.

“Siento que ellos sí comprenden lo serio que esto es, porque ellos cuentan experiencias que han tenido con sismos y con estas prácticas, si se llegara a presentar un sismo real, les permite saber a ellos cómo manejarlo", mencionó la educadora.

En total, unos 36 pequeños con edades entre los 5 y 6 años abandonaron las aulas con orden, pusieron atención a las indicaciones de sus maestras y llegaron hasta los círculos amarillos marcados en las zonas seguras de la plaza de deportes de la comunidad, donde tomaron de la mano a sus compañeros y educadoras.

Dylan Vega, de 6 años, calificó de “emocionante” el simulacro y dijo que la experiencia le pareció bonita.

“Me gustó porque aprendimos a protegernos si hay un sismo real. La niña (maestra) nos llevó y llevábamos el botiquín para curar algún compañero en caso de que saliera herido, me gustó mucho", dijo el menor.

A la actividad también se unieron funcionarios del Comité Comunal de Emergencias de La Lima y trabajadores de Cruz Roja, Bomberos, Fuerza Pública, Patronato Nacional de la Infancia (PANI), Ministerio de Salud, Ministerio de Educación Pública (MEP), Iglesia católica y las empresas Casagri, Quebrador Ochomogo y Rimac.

En total unas 500 personas de la Lima participaron en el simulacro que tuvo como objetivo poner en práctica tácticas de evacuación en caso de un terremoto.

El simulacro implicó la atención de personas, quienes fingieron estar heridas. Foto: Keyna Calderón, corresponsal GN
El simulacro implicó la atención de personas, quienes fingieron estar heridas. Foto: Keyna Calderón, corresponsal GN