AFP. 4 julio
El presidente ruso, Vladimir Putin,y el ministro de Defensa, Serguéi Shoigu, hablaron sobre el accidente en el submarino, este jueves 4 de julio del 2019 en Moscú.
El presidente ruso, Vladimir Putin,y el ministro de Defensa, Serguéi Shoigu, hablaron sobre el accidente en el submarino, este jueves 4 de julio del 2019 en Moscú.

Moscú. El incendio que causó 14 muertos el lunes en un submarino militar ruso en el océano Ártico se originó en el compartimento de baterías, sin afectar a su reactor nuclear, anunció este jueves el ministro de Defensa.

"Se averiguó la causa principal. Se trata de un incendio en el compartimento de baterías, que se propagó a continuación", declaró Serguéi Shoigu en un informe transmitido al presidente, Vladimir Putin, y difundido en el portal del Kremlin.

"El reactor nuclear del aparato está completamente aislado y compartimentado. La tripulación puso en marcha todas las medidas necesarias para proteger la instalación, que está totalmente operativa", agregó Shoigu.

Es la primera vez, desde el percance que las autoridades rusas reconocen que el sumergible -cuyo tipo no fue detallado- funcionaba con energía nuclear.

Shoigu afirmó que esperaba que se pueda reparar el sumergible en “un plazo bastante corto”.

Según una fuente militar citada por el diario Kommersant el jueves, el fuego pudo producirse a raíz de un cortocircuito en uno de los tableros de abordo, lo cual incendió cables o aceite, mientras que los diferentes compartimentos del sumergible se llenaron de humo, propagado por la ventilación.

Cuando ocurrió la deflagración, los tripulantes estaban de descanso y no pudieron ponerse la protección, según la misma fuente, que precisó que solo cinco miembros lograron sobrevivir al controlar el fuego y reflotar el submarino.

Según el diario, los tripulantes, que estaban llevando a cabo una misión de entrenamiento cerca de la costa rusa, no tenían experiencia en la lucha contra incendios.

De acuerdo con la versión oficial de las autoridades rusas, las 14 víctimas, entre las que se encontraban oficiales de alto rango, murieron por la inhalación de humo tóxico durante el incendio. El accidente tuvo lugar en aguas territoriales rusas y el submarino en cuestión era un aparato descrito como de investigación, con base en el puerto militar de Severomorsk, en el Ártico.

El miércoles, el Kremlin indicó que no aportaría más detalles del accidente invocando un “secreto de Estado”.

Según la prensa rusa, se trata de un AS-31, una versión modernizada del submarino AS-12, también apodado Losharik, un aparato secreto destinado a operaciones especiales o de investigación que se puede sumergir hasta a 6.000 metros de profundidad.