AFP. 22 mayo, 2018

25.000 evacuados por emergencia en hidroeléctrica en Colombia

Bogotá. Cerca de 24 mil personas que viven en las márgenes del río Cauca, al suroeste de Colombia, han sido evacuadas desde la semana pasada ante el riesgo de desborde de una presa cercana mientras continúa la alerta roja en ese sector.

Debido a esta situación, el presidente Juan Manuel Santos viajó el martes al lugar de la emergencia con un grupo de su gabinete para revisar personalmente lo que está sucediendo.

Al respecto el mandatario tuiteó: “Hoy sobrevolamos Hidroituango y llegamos al puesto de mando Unificado para saludar y agradecer a quienes trabajan para superar la situación de emergencia. Estamos reunidos con autoridades para revisar avances”.

Un derrumbe al interior de uno de los túneles en construcción de la hidroeléctrica Ituango, departamento de Antioquia, el pasado 28 de abril, fue lo que provocó un aumento del Cauca y su desborde. Desde esa zona se mantiene la presa vigilada para poner atención ante cualquier indicio de que pudiera estallar.

Vista general del municipio de Puerto Valdivia, a orillas del río Cauca, dos días después de un deslizamiento de tierra que bloqueó el túnel de desvío del río Cauca en el sitio de construcción de la presa de Hidroituango, y que provocó el desbordamiento del río en el departamento de Antioquia, Colombia. el 14 de mayo.
Vista general del municipio de Puerto Valdivia, a orillas del río Cauca, dos días después de un deslizamiento de tierra que bloqueó el túnel de desvío del río Cauca en el sitio de construcción de la presa de Hidroituango, y que provocó el desbordamiento del río en el departamento de Antioquia, Colombia. el 14 de mayo.

Empresas Públicas de Medellín, que controla esa hidroeléctrica, indicó el martes en un comunicado de prensa que continúa la alerta roja en 12 regiones cercanas a la presa y en la zona hay 14 albergues que apoyan a unas 24.000 personas.

Horas después, Santos anunció que se reunió con un grupo de ingenieros militares de Estados Unidos y se rindió un informe positivo sobre el manejo de la situación. Según dijo el mandatario, a pesar de la emergencia no se tiene ningún reporte de personas fallecidas o desaparecidas.

De otra parte, la Unidad Nacional de Desastres, sigue enviando alimentos, frazadas y servicios elementales de aseo y salud a las personas afectadas.

Las autoridades colombianas reforzaron la seguridad en esa región con más de 500 policías y soldados para evitar saqueos e inconvenientes de última hora.

A su vez, más de 1.700 obreros trabajan en tres turnos en la hidroeléctrica para estabilizar la altura de la presa.