AP y AFP.   3 septiembre, 2019
Voluntarios se desplazan a través de una calle completamente inundada mientras luchaban por rescatar gente cerca de Freeport, Gran Bahama, este martes 3 de setiembre del 2019.

Miami. Dorian avanzaba el martes lentamente hacia la costa sureste de Estados Unidos como un peligroso huracán categoría 2, tras dejar dejar una estela de muerte y destrucción en las Bahamas cuya magnitud se desconoce aún, pero que las autoridades del archipiélago calificaron de “catastrófica”.

El ministro bahameño del Interior, Marvin Dames, dijo a los periodistas que varios niños figuraban entre los siete fallecidos confirmados y que “lamentablemente, veremos más muertos”, según citó el diario Nassau Guardian.

Imágenes aéreas de la isla Gran Ábaco emitidas por CNN mostraban escenas de daños catastróficos, con centenares de viviendas sin techo, autos volcados, enormes inundaciones y escombros por todos lados.

#related

“Esta es una crisis de proporciones épicas, quizás la peor que jamás hayamos vivido”, destacó Dames.

Las pistas del Aeropuerto Internacional de Gran Bahama, en Freeport, estaban bajo agua,lo cual complicaba los esfuerzos de rescate.

Ver más!

El sitio web Bahamas Press publicó un video de la inundación del Rand Memorial Hospital de Freeport, e informó de que los pacientes debieron ser evacuados.

“Es una devastación total. Quedó destruida. Apocalíptico. Parece como si una bomba hubiera explotado”, dijo Lia Head-Rigby, quien ayuda a manejar una organización local de asistencia y que realizó un recorrido aéreo por la Isla Ábaco. “No se puede reconstruir lo que estaba ahí; hay que empezar de nuevo”.

Añadió que su representante en Ábaco le reportó que “hay muchos más muertos” y que se estaban recuperando los cuerpos.

En tanto, las autoridades de emergencia han tenido problemas para acceder a las víctimas en medio de condiciones aún demasiado peligrosas para los socorristas, quienes exhortaron a la población a resistir.

Una correntada de agua en un sector de Freeport, capital de Bahamas.

“Queríamos salir, pero no es un riesgo que seamos capaces de tomar”, expresó Tammy Mitchell, de la Agencia Nacional para el Manejo de Emergencias de las Bahamas en declaraciones a la estación radiofónica ZNS. “No queremos que la gente crea que nos olvidamos de ellos... Sabemos las condiciones por las que pasan. Sabemos si están atrapados en un ático”.

Prácticamente estacionado sobre una porción de las Bahamas durante un día y medio, Dorian azotó las islas Ábaco y la Gran Bahama, en el norte del archipiélago, con vientos de hasta 295 kilómetros por hora (km/h) y lluvias torrenciales hasta que finalmente avanzó el martes a aguas abiertas y en dirección a Florida. La velocidad de sus vientos se redujo a 175 km/h, aún peligrosos.

Llamados desesperados

La Guardia Costera de Estados Unidos envió helicópteros MH-60 Jayhawk a la isla Andros, en el sur del archipiélago, para ayudar con las tareas de búsqueda y rescate, mientras que los pobladores atrapados en sus hogares inundados hacían llamados desesperados.

“Cualquiera que pueda ayudarme, soy Kendra Williams. Vivo en Heritage. Estamos bajo el agua; estamos en el tejado”, escribió una residente de Gran Bahama, en un mensaje de texto.

"Alguien puede por favor asistirnos o enviarnos ayuda (...) Yo y mis seis nietos y mi hijo estamos en el tejado", añadió.

Según un primer balance la Cruz Roja, unas 13.000 casas podrían haber sido dañadas o destruidas, y el huracán causó "daños considerables" en las islas Ábaco y Gran Bahama.

En tanto, al menos 61.000 personas afectadas por Dorian en las islas tendrían necesidad de ayuda alimentaria, indicó la ONU, que espera luz verde del gobierno para efectuar una evaluación en el terreno.

Ver más!

Ken Graham, director del Centro Nacional de Huracanes (NHC) estadounidense, con sede en Miami, indicó que Dorian había comenzado a moverse tras “permanecer en estado estacionario por más de 24 horas azotando a las Bahamas”.

El huracán, que dejaba 760 mm (litros) de lluvias por metro cuadrados en el archipiélago, se degradó este martes a categoría 2, en una escala máxima de 5, con 175 km/h, pero seguía siendo extremadamente peligroso mientras se desplazaba a paso lento rumbo a la costa sureste de Estados Unidos, señaló el NHC en su boletín de las 20 GMT (2 p. m. hora de Costa Rica).

Hacia Estados Unidos

Agregó que se espera que gane velocidad y crezca en tamaño durante la jornada, y que vire al norte en la noche del miércoles.

"El huracán se moverá luego peligrosamente cerca de la costa este de Florida hasta el miércoles por la noche, muy cerca de las costas de Georgia y Carolina del Sur el miércoles por la noche y el jueves, y cerca o sobre Carolina del Norte a última hora del jueves", indicó.

En Florida, que cada año está en primera línea de las tormentas durante la temporada de huracanes, los efectos de Dorian se sentían ya con fuertes lluvias y posibles tornados.

En Coconut Grove, que tiene una considerable población de bahameños, los residentes hacían acopios para atender a las víctimas del archipiélago.

Ver más!

“Buscamos cajones de botellas de agua, comida enlatada, abrelatas, linternas, preparados para lactantes, pañales, repelente de mosquitos, pequeños generadores”, declaró Nathaniel Robinson, pastor de la iglesia Greater St Paul AME.

Agregó que siete hidroaviones estaban listos para repartir los suministros "cuando el clima lo permita".

“Esperemos que mañana (miércoles)”, agregó.

Ver más!