Fabrice Le Lous.   4 septiembre

Las imágenes le siguen dando la vuelta al mundo. 200 años de historia del Museo Nacional de Brasil se consumieron en el dramático incendio que destruyó el 90% del acervo del lugar entre la noche del domingo y la madrugada del lunes. Pero hay un capítulo histórico o mejor dicho una pieza de exhibición que soportó el fuego y salió prácticamente intacta: el meteorito de Bendegó. ¿Cómo lo hizo? Un experto nos explica.

“No sobrevivió”

Primero lo primero: el meteorito de Bendegó no “sobrevivió” al incendio, porque un meteorito “no es un ser un vivo, es una roca”, nos explica Gerardo J. Soto, geólogo, vulcanólogo consultor, autor y docente, graduado de la UCR y con estudios en Japón y Noruega.

Es simple: el meteorito de Bendegó es una roca extraterrestre de tipo metálica, una combinación de hierro y níquel principalmente. Una roca no sobrevive, pero sí que aguanta el fuego.

¿Por qué todo se quemó y no el meteorito?

Si al igual que yo no pudiste dormir porque te carcomía esta pregunta, aquí te traemos la respuesta lo más simple posible*:

-Temperatura que funde al meteorito: 1.500 grados centígrados.

-Temperatura del incendio del museo en Río de Janeiro: 1.000-1.100 grados centígrados.

Ese tipo de incendios, de lugares relativamente amplios, abiertos, en el que no hay combustibles químicos sino normales como papelería y madera, las temperaturas que se alcanzan son del orden de 1.000 grados y en casos excepcionales de 1.100. Nada que amenace demasiado la capacidad de resistencia del Bendegó.

Lo que le pasó al meteorito es que se calentó pero no se fundió. La pieza quedó sin daños, básicamente igual a como era su estructura original cuando cayó al planeta.

*: esta explicación fue traída a ustedes gracias a la pericia del geólogo Gerardo J. Soto.

El meteorito de Bendegó es el más grande en Brasil y uno de los más grandes del mundo. Foto: Mauro Pimentel / AFP.
¿De dónde salió este meteorito (y por qué nadie explica el origen de su nombre “Bendegó”)?

Nuestro nuevo amigo de Bendegó salió del Cinturón de Asteroides. Ese cúmulo de roquitas extraterrestres que giran y giran entre Júpiter y Marte. Pudo caer en la Tierra hace miles de años, desviándose del Cinturón por una colisión o siendo atraído a nuestro hogar por la fuerza gravitacional.

En Brasil, en un bonito paraje del estado de Bahía, un niño que sacaba vacas a comer pasto encontró el meteorito en 1784. El niño se llamaba Domingos da Motta Botelho y el hallazgo se dio cerca de una corriente de agua llamada Bendegó (de ahí su nombre; no sabemos por qué nadie más explica esto).

“Brasil era una colonia portuguesa”, explica el geólogo Gerardo J. Soto, estudioso ávido de la meteorítica. “Al principio pensaron que la presencia de esa roca significaba un mina de hierro, pero se dieron cuenta de que era una pieza aislada. Trataron de moverla y un científico inglés, un naturalista que andaba por América Latina, se dio cuenta de que era un meteorito. Ese hallazgo hizo más famoso al Bendegó y fue utilizado dentro del matiz político. Pedro II, emperador de Brasil, quiso llevarlo a Río de Janeiro, donde el Museo Nacional funcionaba desde 1818. El meteorito pasó a ser una joya del imperio brasileño. Se puso como gran lujo en la entrada del edificio y ahí estaba desde 1888. Tardaron un año en moverlo, porque pesa 5.2 toneladas”.

¿Cometa, asteroide, meteoroide, meteoro o meteorito?

Porque el conocimiento es poder, aprendamos juntos.

Cometa: Pedazo de hielo y roca procedente del Sistema Solar exterior, normalmente acompañado de una tenue atmósfera de gas y polvo, y una estela.

Asteroide: Roca en órbita, generalmente entre Marte y Júpiter. En ocasiones los asteroides se desvían hacia la Tierra.

Meteoroide: Pedazo de roca espacial que es mayor que un grano de polvo pero menor que un asteroide. Si choca con la Tierra se le llama meteorito.

Meteoro: La estela luminosa que vemos desde la Tierra cuando una roca espacial entra en la atmósfera y se pone incandescente. También se le conoce como “estrella fugaz”.

Meteorito: Cuando un meteoro no se consume por completo con el roce con la atmósfera, el pedazo de roca que choca contra el suelo se llama meteorito. O sea, como el de Bendegó.

Listísimo. Ahora podés hablar del meteorito con confianza entre amigos.

Si querés ver asombrosas fotografías del incendio, da clic aquí: fotos increíbles del incendio

Si sos más una persona de videos y querés ver un asombroso video del incendio, pulsá aquí: video asombroso

¿Quedó con dudas? ¿Preguntas? Escríbanos para cualquier información adicional a: fabrice.lelous@nacion.com