AP. 18 julio
El submarino ARA San Juan navegando cerca de Buenos Aires.
El submarino ARA San Juan navegando cerca de Buenos Aires.

Buenos Aires. Una comisión del Congreso argentino determinó el jueves que el hundimiento del submarino ARA San Juan no obedeció a un ataque externo o accidente y apuntó directamente a los altos mandos de la Armada y a la falta presupuesto en defensa como causantes.

Al mismo tiempo, cuestionó al presidente Mauricio Macri y al ministro de Defensa, Óscar Aguad, por el manejo de la crisis que desató la desaparición del sumergible, el 15 de noviembre del 2017, en el Atlántico sur.

“El presidente de la nación, como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, exhibió un bajo nivel de involucramiento con todo lo relacionado a la tragedia”, según el informe final de la comisión bicameral.

El ARA San Juan desapareció con 44 tripulantes a bordo mientras navegaba de regreso a su base en el puerto de Mar del Plata -unos 400 kilómetros al sur de Buenos Aires- tras participar de un ejercicio de adiestramiento. Fue encontrado casi un año después a 800 metros de profundidad al este de península Valdés, en la Patagonia, por un buque de la compañía estadounidense Ocean Infinity, que había sido contratada para la búsqueda.

La comisión integrada por legisladores de distintas fuerzas políticas, incluido el oficialismo, concluyó que “se descarta la hipótesis de que el submarino sufrió el ataque de una nave de guerra extranjera, fuera embestido por un pesquero o se encontraba realizando tareas secretas fuera de aguas jurisdiccionales”.

En cambio, apuntó a la falta de presupuesto en los últimos años, “la ausencia de actualización tecnológica y un nivel mínimo de mantenimiento en función de las horas de uso (que) produjeron un creciente deterioro del material”.

El sumbarino ARA San Juan yace a 907 metros en el océano Atlántico.
El sumbarino ARA San Juan yace a 907 metros en el océano Atlántico.

No obstante, advirtió la comisión, la Armada “intentó seguir cumpliendo con las misiones ordenadas con presupuestos cada vez más reducidos. Se aceptó con normalidad operar en situaciones que distaban de ser las óptimas para la tarea”.

El gobierno no se ha pronunciado aún sobre el informe.

El submarino reportó a última hora del 14 de noviembre de 2017 una avería producida por el ingreso de agua al sistema de ventilación que originó un principio de incendio en uno de los tanques de baterías. La embarcación salió a superficie y continuó navegando hasta que al día siguiente su capitán reportó que la situación había sido controlada y que se aprestaba a descender a 40 metros de profundidad para evaluar los daños y reconectar las baterías. No hubo más contacto desde entonces.

Críticas a la Armada

“Los incendios en los tanques de baterías de los submarinos son accidentes muy graves... esta avería fue subestimada por toda la cadena de mando” de la Armada, denunció la comisión parlamentaria.

En ese sentido, detalló que el entonces comandante de la fuerza de submarinos, Claudio Villamide, “tampoco recabó asesoramiento de personal técnico calificado pese a tener a su disponibilidad documentación sobre este tipo de incidentes ni recibió el asesoramiento” de los altos mandos de la fuerza.

En la responsabilidad de las cadenas de mando, los legisladores dicen haber corroborado que la Armada “no transmitió al poder político la información en forma detallada y completa”.

La comisión también concluyó que el ministro Aguad estaba al tanto del estado de la flota y de los riesgos del ejercicio del cual participaba el submarino. En lo que refiere al operativo de búsqueda, “se evidenció una falta de conducción ante la crisis, el ocultamiento de las circunstancias de la tragedia a los familiares y a la opinión pública”.

De manera indirecta, el informe apuntó a Macri por sostener a Aguad en su cargo hasta la actualidad pese “a su cuestionable desempeño”. Villamide pasó a retiro.

El panel también alertó de que la tripulación del submarino tenía un adiestramiento “mínimo y aceptable”, y que “su experiencia había sido discontinua”.

Este fue el último mensaje que envió la tripulación del submarino ARA San Juan. Aludía a una avería.
Este fue el último mensaje que envió la tripulación del submarino ARA San Juan. Aludía a una avería.

La presentación del informe tuvo lugar en el Senado ante la presencia de familiares de los tripulantes, cuyos restos yacen en el fondo del mar. Expertos que participaron de la búsqueda del sumergible sostienen que reflotarlo implica un alto costo y podría ser muy riesgoso.

“Esto es histórico, que una comisión legislativa sea tan expedita y clara al investigar y resolver... Creo que las responsabilidades quedan claras”, comentó Luis Tagliapietra, padre de Alejandro, uno de los tripulantes.

Nancy Meoqui, madre del teniente de navío Adrián Zunda, recordó que “los chicos eran apasionados por su trabajo y siempre llevaban repuestos porque el submarino se rompía, así de fácil. La gente de la Armada seguramente nunca había subido a un submarino y entonces no sabían de los peligros”.

El hundimiento del ARA San Juan se encuentra bajo investigación de la justicia civil.