AFP. 2 septiembre, 2019
La devastación causada por las llamas era evidente cerca de una aldea de los indígenas Kayapo en Altamira, estado de Pará, Brasil.
La devastación causada por las llamas era evidente cerca de una aldea de los indígenas Kayapo en Altamira, estado de Pará, Brasil.

Brasilia. El presidente Jair Bolsonaro, que pasará por una nueva cirugía el domingo próximo, anunció este lunes que comparecerá ante la Asamblea General de la ONU para defender la posición de Brasil sobre la Amazonía “aunque sea en silla de ruedas”.

“Voy a comparecer ante la ONU aunque sea en silla de ruedas, en camilla. Voy a comparecer porque quiero hablar sobre la Amazonia”, dijo Bolsonaro a periodistas frente a su residencia oficial en Brasilia.

Brasil tradicionalmente realiza el primer discurso de la Asamblea General, previsto para el 24 de setiembre.

Bolsonaro se someterá el domingo a una cuarta cirugía, resultante de la puñalada en el abdomen que recibió el 6 de setiembre del 2018 en un acto electoral. Los médicos estiman un reposo de diez días.

Los incendios en la Amazonía han provocado una crisis ambiental y diplomática, y se siguen esparciendo.

Desde enero hasta el domingo por la tarde, los satélites del INPE (un organismo oficial) contabilizaron 91.891 focos, 1.390 más que la víspera, un récord desde el 2010 para ese periodo. Un 52% del total se registró en la región amazónica.

Las cifras del INPE muestran que tan solo en agosto la Amazonia concentró un tercio (30.901) de todo el fuego registrado en Brasil en lo que va del año.

Brasil supeditó el recibimiento de una ayuda de $20 millones ofrecida por los países del G7 para luchar contra el fuego a que el presidente francés, Emmanuel Macron, se retracte de pronunciamientos en los que evocó una posible internacionalización de la Amazonia brasileña, una región esencial para el equilibrio climático del planeta.

“No aceptaré limosnas de ningún país del mundo con el pretexto de preservar a la Amazonía”, declaró Bolsonaro, quien propugna la explotación minera en reservas indígenas y áreas protegidas, y cuestiona la acción de ONG y el interés de países europeos en la preservación de la selva como injerencias que amenazan la soberanía de Brasil.

La Amazonia “esta siendo vendida en lotes y no voy a dejar pasar esa oportunidad” en la ONU, agregó.

El gobierno, que atribuye los incendios principalmente a la estación seca, prohibió la semana pasada las quemas en todo el país, aunque luego redujo el área de la veda a los nueve estados con floresta tropical.

Un estudio del Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonía (IPAM, un think-tank científico de cuestiones ambientales), señaló que "la incidencia del fuego en la región amazónica está directamente relacionada a la acción humana y las llamas acostumbran a seguir el rastro de la deforestación.

Cumbre del clima

Previo a la sesión de debates de la Asamblea General, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) realizará a partir del 21 de setiembre una cumbre del clima, que se iniciará con una reunión de jóvenes en la que participará la joven activista sueca Greta Thunberg.

La aldea Juari, que es parte de la reserva indígena de Karitiana, está rodeada de fincas ganaderas cerca de Porto Velho, estado brasileño de Rondonia.
La aldea Juari, que es parte de la reserva indígena de Karitiana, está rodeada de fincas ganaderas cerca de Porto Velho, estado brasileño de Rondonia.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, planteó la semana pasada la posibilidad de organizar una reunión específica sobre la situación en Amazonia, “donde la situación es evidentemente muy grave”, debido a los incendios, pero esa iniciativa no ha dado señales de prosperar hasta el momento.

La cancillería brasileña indicó que no había tenido ningún contacto con Guterres sobre el tema y agregó, en un comunicado enviado el jueves pasado, que “sería importante que las autoridades extranjeras conociesen mejor la política ambiental brasileña y se informasen en particular sobre la situación en la Amazonia y sobre las medidas adoptadas para combatir los incendios, antes de proponer nuevas iniciativas”.