AFP . 20 diciembre, 2019
Los manifestantes chocan con la policía en Santiago, Chile, el viernes 20 de diciembre de 2019. Chile marca un segundo mes completo de revuelta social sin precedentes que no solo ha alterado el panorama político del país, sino que también provocó un referéndum sobre la reforma de la era de la dictadura del país. (AP Photo/Fernando Llano)
Los manifestantes chocan con la policía en Santiago, Chile, el viernes 20 de diciembre de 2019. Chile marca un segundo mes completo de revuelta social sin precedentes que no solo ha alterado el panorama político del país, sino que también provocó un referéndum sobre la reforma de la era de la dictadura del país. (AP Photo/Fernando Llano)

Violentos enfrentamientos entre manifestantes y la policía estallaron este viernes en varios puntos del centro de Santiago tras una nueva estrategia del gobierno para evitar la concentración de personas con un mayor despliegue de efectivos.

A dos meses del estallido de las protestas sociales, la Intendencia de Santiago (gobernación) aplicó una nueva fórmula de “copamiento" de la plaza Italia, epicentro de las manifestaciones, la que fue cercada y llenada de agentes policiales, para evitar concentraciones.

Las protestas tradicionalmente son más concurridas en este lugar los días viernes, precisamente.

“No tenemos ninguna manifestación autorizada en ese lugar y, por lo tanto, no corresponde que exista una manifestación", declaró Felipe Guevara, Intendente de Santiago, horas antes de que comenzaran los disturbios.

Los incidentes se concentraron en los alrededores de la plaza Italia y el parque Forestal, aunque también llegaron hasta el frente del palacio de gobierno, constataron periodistas de la AFP.

“Lo que buscamos es que los derechos de las personas que circulan o viven en el sector de plaza Italia dejen de ser afectados. Queremos carabineros (policías) prudentes en las calles, no inhibidos, que protejan a la ciudadanía de actos violentos”, agregó Guevara.

Pero en la tarde varios grupos de manifestantes, fundamentalmente jóvenes, avanzaron hasta la plaza Italia, siendo dispersados con dureza por la policía, que utilizó gas lacrimógeno y chorros de agua.

Una veintena de ciclistas fueron los primeros que lograron vencer el cerco policial, mientras que otros manifestantes a pie intentaban sin éxito ingresar a la plaza.

Tras casi una hora de enfrentamientos, los manifestantes rompieron las vallas metálicas y lograron superar a los policías, quienes tuvieron que retroceder a calles aledañas. Ya en el lugar, rebautizado al calor de estas manifestaciones como plaza de la "Dignidad", plantaron una bandera chilena.

Otro pequeño grupo de manifestantes marchó al oeste hacia la avenida Alameda -la principal arteria del centro de Santiago- hasta llegar al frente del palacio gubernamental de La Moneda, donde lanzaron piedras a la Policía que los dispersó con gases lacrimógenos.

Las protestas en Chile estallaron el 18 de octubre por el alza en la tarifa del metro de Santiago pero después derivaron en un amplia reclamo en contra del gobierno de Sebastián Piñera y de políticas sociales de mayor igualdad.