AP y AFP. 20 agosto
Nicolás Maduro clausuró la reunión del Foro de Sao paulo, el 28 de julio del 2019 en Caracas.
Nicolás Maduro clausuró la reunión del Foro de Sao paulo, el 28 de julio del 2019 en Caracas.

Washington y Caracas. Poco después de que el presidente Donald Trump anunció que su gobierno dialoga con “varios representantes” del gobierno venezolano, el mandatario Nicolás Maduro confirmó el acercamiento entre ambos países.

Trump habló superficialmente sobre el tema mientras recibía al jefe de Estado rumano, Klaus Iohannis, en Washington.

"Confirmo que desde hace meses hay contactos de altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos, de Donald Trump, y del gobierno bolivariano que yo presido bajo mi autorización expresa, directa, varios contactos, varias vías, para buscar regular este conflicto", dijo Maduro en cadena obligatoria de radio y televisión.

Las declaraciones de Maduro respondieron a las ofrecidas por Trump, quien aseguró que su administración mantiene conversaciones “a nivel muy alto” con funcionarios de Venezuela, aunque Washington desconoce la legitimidad del gobierno de Caracas.

“Estamos en contacto, estamos hablando con varios representantes en Venezuela”, expresó Trump.

Maduro manifestó más tarde desde la localidad costera de La Guaira que el contacto se estableció desde “hace varios meses” y que este se llevó a cabo bajo su “autorización expresa”. Agregó que es posible que siga.

The Associated Press reportó el fin de semana que Estados Unidos estableció diálogo secreto con el líder de Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, mientras allegados a Maduro buscan garantías de que no serán enjuiciados por presuntos delitos si ceden a demandas cada vez mayores de que Maduro abandone el poder.

En su intervención del martes, Trump rehusó precisar si el acercamiento entre su gobierno y Venezuela incluía a Cabello o no.

Por su parte, Maduro tampoco indicó quiénes han participado en esos diálogos. Sin embargo, comentó que con los contactos se busca un “proceso de regulación del conflicto” con el gobierno estadounidense, con el que se mantiene tirantes relaciones desde inicios de año luego de que Trump reconoció al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, lo que llevó a la ruptura de relaciones y al cierre de las embajadas de los dos países.

“He buscado la forma de que el presidente Donald Trump escuche a Venezuela de verdad”, afirmó Maduro al asegurar que los funcionarios y colaboradores del mandatario estadounidense le “tapan” la verdad sobre el país.

A pesar de las tensas relaciones, el mandatario venezolano se mostró dispuesto a hablar con Trump para regularizar las relaciones. “Estamos preparados siempre para dialogar, para acordar, para resolver”, dijo.

Un funcionario estadounidense declaró en días pasados a la AP que la meta no es promover a Cabello como reemplazo de Maduro, sino aumentar la presión sobre Caracas alimentando disputas que, en opinión de Estados Unidos, podrían estar ocurriendo entre diferentes sectores del partido gobernante.

Durante una conferencia de prensa el lunes en Caracas, Cabello rehusó comentar detalles sobre la reunión e incluso se refirió a ella como “una mentira, una manipulación”. No obstante, agregó que siempre ha estado dispuesto a conversar con cualquiera, siempre que cuente con el aval de Maduro.

Las negociaciones entre el gobierno y la oposición que Noruega patrocina se mantienen estancadas y Maduro las suspendió este mes.

Trump repitió el martes que su gobierno ayuda a Venezuela "todo lo que podamos” para que el país resuelva su crisis política y financiera, las cuales él atribuyó al socialismo.

"Hace 15 años era de uno de los países más ricos. Ahora es uno de los más pobres”, indicó.

La ONU estima que al menos cuatro millones de venezolanos han abandonado su país debido a una hiperinflación y a escasez severa de alimentos y medicinas.